Recuperar el legado cultural de la región a través de la artesanía | Miguel Jaume Parera

La artesanía se une con el diseño para conservar el legado cultural de Castilla-La Mancha

Exclusividad, tradición y una identidad conservada de generación en generación son las claves de estas piezas únicas, diseñadas en talleres artesanos y al alcance de todos para disfrutar de la esencia de la región.

Woman.es

Cerámica, alfarería, mobiliario, textil, cosmética... la artesanía tiene infinidad de facetas y todas ellas son sinónimo de legado y tradición. Reflejo de su cultura, gente y alma, los oficios artesanos nos acercan a las raíces de un territorio al tiempo que nos permiten disfrutar de piezas únicas, exclusivas y con carácter propio.

La cerámica es una de las técnicas que se busca impulsar desde el gobierno de Castilla-La Mancha | Miguel | Miguel Jaume Parera

Conscientes de este valor, en estos momentos en los que la producción en masa ha eclipsado la manufacturación, conservar la artesanía es una prioridad para Castilla-La Mancha. ¿Su propuesta? Revitalizar esta industria sin perder de vista sus orígenes; un proyecto que, entre otras medidas, ha apostado por la unión de artesanos y diseñadores para darle una vuelta de tuerca y actualizar estos trabajos, muchos de ellos en peligro de extinción y, no obstante, capaces de crear riqueza, generar empleo y fomentar la cohesión social de la comunidad.

Sinergia de artesanía y diseño

Entre las cinco provincias hay 633 artesanos y 100 empresas artesanas y, con el objetivo de darles una mayor visibilidad, Castilla la Mancha quiere rescatar piezas clásicas y reinventarlas a través de las técnicas tradicionales, apostando por artículos que captan el interés del gran público y que pueden ser comercializados. 

De esta forma, además de reivindicar el trabajo que realizan de manera conjunta el artesano y el diseñador, continúan con la promoción del comercio que se inició en 2019 al crear una web donde encontrar (y comprar) los productos artesanos de autores castellanomanchegos. Merece la pena echarle un vistazo. 

En cuanto a las colaboraciones con reconocidos diseñadores, destaca la que se ha llevado a cabo con Tomás Alía (Lagartera, Toledo, 1964), uno de los nombres propios del interiorismo en nuestro país y con mayor proyección internacional, además de un auténtico embajador del talento castellanomanchego. 

Se ha puesto en marcha una iniciativa para que los artesanos ceramistas puedan incorporar un diseño innovador en sus piezas. | Miguel Jaume Parera

El compromiso de Castilla-La Mancha con sus artesanos

Repasando los esfuerzos realizados, no podemos pasar por alto la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha, FARCAMA, una cita de referencia en el circuito nacional que acaba de celebrar sus 40 años de andadura. Se organizan dos ediciones de manera anual (a la tradicional celebración de octubre se le ha sumado desde 2016 otra cita en primavera con carácter itinerante, que ya ha recorrido Ciudad Real, Albacete, Guadalajara y Cuenca) y, precisamente en la última edición se puso en marcha una convocatoria de ayudas destinada a financiar proyectos de diseño aplicados a la artesanía. 

Se busca crear sinergias entre el diseño y la artesanía | Miguel Jaume Parera

Una de las grandes ambiciones de este proyecto es que la artesanía castellanomanchega se proyecte más allá de la región, por eso el gobierno de la comunidad participa en las grandes citas del diseño e interiorismo nacional, como la feria Marbella Design, o en plataformas de interiorismo, como Casa Decor. Asimismo han patrocinado en la Madrid Craft Week Spring Edition, un evento en el que se pone en valor la calidad, la autenticidad y el trabajo a mano; y en el festival de artesanía textil XTANT, que quiere repensar la forma de crear y consumir y que celebró su última edición en Palma de Mallorca.

Incluso, a nivel internacional, en 2017 la artesanía de Castilla-la Mancha participó en la Feria del Artigliano en Milán con un espacio propio una selección de artesanos y artesanas de la región. Una trayectoria cuya meta es, sin embargo, regresar al lugar de origen: donde saben hacer las cosas y donde las han hecho a lo largo de muchos años.