Fallece Christine McVie, la mitad lírica de Fleetwood Mac

La teclista de la legendaria banda ha fallecido a los 79 años después de una "breve enfermedad"

La cantante de Fleetwood Mac, Christine McVie

Tod@ amig@ y amante de la música tiene en su estantería 'Rumours', el disco más famoso de Fleetwood Mac. Si no lo tiene, es que eres tú. Algo así podría decirse de una de las bandas más celebradas de los 70 si echásemos mano de los memes que hoy en día inundan las redes sociales. Lo que ha cambiado desde entonces, cuando la música se grababa directamente desde la radio con un 'casette' con mucha pericia y esperanza para que el locutor de turno no arruinase la canción final.

Todo eso se ha perdido, como también lo han hecho formaciones clásicas como Fleetwood Mac, de las que apenas queda rastro (opinión que, probablemente, compartan los más nostálgicos) y que este primero de mes tiene que despedir a una de sus integrantes. La que fuera cantante y teclista de esta banda británica de rock ha fallecido a los 79 años por una "breve enfermedad" de la que la familia, hasta ahora, no ha querido hablar con mayor profundidad. Lo que sí se sabía hasta ahora era que la artista había regrabado algunas de sus canciones más desconocidas en una antología que lleva por nombre una de sus canciones más populares, 'Songbird: A Solo Collection' y que se publicó hace tan solo unos meses.

Lo cierto es que, una vez conocido el recorrido de la banda con la que alcanzó la fama mundial, nadie podría negar que Christine podría ser perfectamente su mitad. En términos numéricos esto no es exacto, puesto que son cinco los nombres que firman el álbum que contiene éxitos como 'Dreams' o 'The Chain', publicado en 1977 y que cambió la concepción de rock, gracias a que todos los artistas de Fleetwood Mac tenían la misma relevancia y las mujeres no solo eran meras vocalistas.

Porque Christine Perfect, como se daba a conocer antes de formar parte de esta agrupación, desde un principio se hizo con el teclado, las letras de las canciones y unas influencias entre las que figuraba el 'blues' clásico. Junto con su entonces marido, el bajista John McVie y el batería Mick Fleetwood, la compositora convivió con una pareja eléctrica formada por Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, siendo ella muchas veces la cabeza pensante y más estable de todas, un equilibrio solo conseguido gracias a letras sencillas y serenas como 'Say You Love Me'.

Parte de la atracción de Fleetwood Mac se debió a las tensiones sexuales internas, donde todos estaban con todos (detalle, por cierto, que hace aún más interesante la famosa fotografía de Annie Leibovitz, en la que todos comparten la misma cama), detalle que se refleja a la perfección en 'Todos quieren a Daisy Jones' de Taylor Jenkins Reid, absolutamente inspirada en los líos de estudio y de sábanas de nuestros protagonistas. La adicción a las drogas y al alcohol terminó por fraguar una visible enemistad entre ellos y, a su vez, logró convertir a Fleetwood Mac en el grupo necesario e imprescindible del momento.

Si bien no se puede obviar el característico sonido del grupo, no es menos destacable la escritura de sus canciones, que estaba a cargo tanto de Christine McVie como de la dupla Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, de ahí lo de que la reciente fallecida era la mitad lírica de la formación. Lo mejor de todo es que cada uno de los temas de 'Rumours' refleja honestidad y mucho sufrimiento. Lo mejor de todo es que entre la pareja compositora se lanzaban dardos constantes, como 'Go Your Own Way' y 'Dreams', pero no había quien replicase a McVie en temas como 'Don't Stop' o 'Songbird'. Así pudo expresarse sin esperar nada a cambio y dedicar todo su arte a sí misma.

Alejada ya de la banda que la consagró como letrista, Christine optó por una vida contemplativa y dedicada a su jardín y a su cocina, una situación que le vino obligada tras desarrollar un miedo irracional a viajar en avión. Solo volvió en 2017, cuando se unió a su excompañero Buckingham, así como a su exmarido y Mick Fleetwood, para lanzar 'Buckingham McVie'. Ya sus últimos días, con absoluto desconocimiento de la que fuera su compañera de formación, Stevie Nicks, dedicó su tiempo a la mencionada antología, ese regalo que todos esperábamos sin saber que sería su último aliento.

Síguele la pista

  • Lo último