Un cambio por amor en Cámbiame 17

cambiame 17

Un nuevo episodio de Cámbiame llegaba con una historia de amor capaz de conmover todos los corazones.

Como todos los programas del formato los coachs han dejado a dos aspirantes sin cumplir su sueño de cambiar. La primera, Ana Rosa, una mujer que quería verse con estilo a pesar de usar tallas grandes. Y la segunda, Blanca, de 18 años quiere estudiar diseño y creía necesitar ayuda con su estilo.

Pero la historia que de verdad consiguió convencer y una de las más bonitas de lo que llevamos de programa fue la tercera.

José Antonio, un marido que quería cambiar a su mujer y casi con la voz quebrada explicaba la historia de su matrimonio y por qué solicitaba el cambio. Fátima, su mujer, se marchó a Bristol a vivir y a buscar trabajo debido a la crisis.

Pero, además, hay una gran historia de amor detrás del matrimonio que conmovía a todos los presentes. Ellos se conocieron durante un verano gracias a una beca en Irlanda y antes de acabar el mes él la dejó. Después, a los 14 años, José Antonio decide buscarla a través de internet y se presentó en Burgos, donde ella vivía, para proponerle matrimonio. Esta historia hizo vibrar a los 3 estilistas y todos querían ayudar a Fátima, pero ella se decidía por Pelayo Díaz, quien más había insistido en ayudar.

Además de todo lo anterior, la protagonista de esta historia tiene muchos complejos y no le gusta llamar la atención, se refugiaba tras una sudadera y colores oscuros. Pelayo se encargaba entonces de asesorarla y animarla a ganar confianza en sí misma y le aseguraba que él iba a conseguir sacar el máximo partido por fuera. El estilista la llevaba entonces a la madrileña tienda SpeedBacon donde, juntos, elegían muchos looks diferentes y llenos de color. El coach hacía de confidente y para terminar de subirle el ánimo le reservaba una visita sorpresa: la modelo Noelia López, una it girl de los pies a la cabeza de la que Fátima es fan absoluta.

Un programa lleno de sorpresas, sensaciones y muchas lágrimas de emoción. Por último, la guinda del pastel la ponían el hermano de Fátima, que entraba en plató a abrazarla después varios meses sin verse y los padres de la protagonista, que mediante un vídeo le decían a su hija lo mucho que vale.

El amor y el estilo ha triunfado en esta entrega ¿Qué nos deparará mañana?

Síguele la pista

  • Lo último