Actitudes

¿Es la discriminación positiva el camino adecuado para eliminar las diferencias?

Actitudes

El pasado mes de marzo entró en vigor la Ley de la Igualdad con el objetivo de eliminar la discriminación y erradicar prejuicios, estereotipos y diferencias de trato por una cuestión de género. Hoy a nadie se le ocurre negarnos derechos tan elementales como el del empleo, gestionar nuestro propio patrimonio o recibir la misma educación que los hombres, derechos que 50 años atrás no teníamos. Las cosas han cambiado, la mujer ha ido ganado terreno en el ámbito público (el actual gobierno empezó su legislatura con un gabinete parital) pero falta mucho camino que recorrer, sobre todo en la empresa privada. La compleja conciliación entre vida personal y laboral constituye uno de los principales pilares sobre los que se sostiene el ya clásico ‘techo de cristal’, que frena nuestro ascenso profesional y nos impide llegar a los órganos de poder. Pero, ¿es la discriminación positiva el camino adecuado para eliminar estas diferencias o hará que digan que las que llegan arriba no lo hacen por méritos propios?

EN CONTRA

Carles Francino, periodista

Es necesaria. Las desigualdades hay que corregirlas, porque los milagros no existen y la mujeres juegan con excesiva desventaja.

EN CONTRA

Josefina Castellví, oceanógrafa

No estoy de acuerdo ni con la discriminación positiva, ni con las cuotas. La mujer no tiene por qué aceptar un trato de favor.

Síguele la pista

  • Lo último