¿Quieres quedarte embarazada?
Esto es lo que debes saber antes de que sea tarde

Anticiparse a los problemas de fertilidad ayuda a las mujeres que quieren ser madres en el futuro. Técnicas como la vitrificación de ovocitos permiten que las mujeres puedan posponer el momento de ser madres y planificar su maternidad acorde a sus objetivos personales.

Contenido ofrecido por:
Logo Ginefiv


El tiempo no retrocede y esto es una certeza. Un motivo para querer mantener el control y no dejar pasar oportunidades que luego no podremos recuperar. Sin embargo, las mujeres españolas son de las europeas que más esperan para tener su primer hijo, lo que conduce a un descenso continuado de la natalidad y a pirámides demográficas cada vez más desfavorables. Entre los factores que condicionan especialmente estos datos se encuentran aspectos como el actual estilo de vida y el desconocimiento sobre cómo abordar el cuidado de la propia fertilidad, incluso entre las mujeres que están intentando quedarse embarazadas. A pesar de esto, las técnicas de reproducción asistida ofrecen la posibilidad de poder posponer la maternidad de forma segura.

En este sentido, España se ha convertido en uno de los países que son referentes a nivel mundial en tratamientos de reproducción asistida, con centros que se encuentran a la vanguardia tecnológica y con profesionales del más alto nivel. Así, técnicas como la vitrificación de ovocitos, un procedimiento de criopreservación ultrarrápido que evita la formación de cristales intracelulares, “permiten que las mujeres puedan postergar el momento de ser madres si se deciden a utilizar esta técnica antes de los 35 años para garantizar que la reserva ovárica y la calidad ovocitaria se encuentran todavía en un estado óptimo, lo cual incrementa las posibilidades de lograr un embarazo exitoso en el futuro y reduce el riesgo de aborto”, explica el doctor Joaquín Llácer, director médico de las clínicas de reproducción asistida Ginefiv, que cuentan con más de 35 años de experiencia y pertenecen al grupo internacional especializado en reproducción asistida GeneraLife.

Estar informada acerca de esta opción, por tanto, es esencial para no perder la oportunidad de ser madre en el futuro. Entre los motivos y circunstancias más frecuentes para recurrir a esta técnica se encuentran: el deseo de retrasar la maternidad porque aún no ha llegado el momento; los motivos laborales, económicos o de pareja; las causas médicas, como la endometriosis; ser paciente oncológica o el haberse sometido a una intervención quirúrgica relacionada con el aparato reproductor; o resultados clínicos que indican una baja reserva ovárica en mujeres jóvenes.

Además, “recurrir a este procedimiento no implica que la mujer ya no pueda intentar ser madre de forma natural, sino que es una salvaguardia para el futuro en el caso de que, llegado el momento, existan dificultades para conseguir el embarazo, dado que los ovocitos vitrificados se mantienen intactos”, concluye el especialista.

La recomendación de los expertos es no esperar más allá de los 35 años

Junto con todos los beneficios, los especialistas también destacan que, en la medida de lo posible, debemos intentar buscar el embarazo antes de los 35 años. En palabras del doctor Llácer, “después de los 35 años se pueden correr mayores riesgos, tanto por la dificultad para lograr un embarazo espontáneo, con más posibilidades de tener una sucesión de inseminaciones fallidas, como por las complicaciones que pueden presentarse durante el período de gestación y que pueden afectar a la salud de la madre y del bebé. Además, suelen ser más frecuentes los abortos y las malformaciones fetales, ya que la edad es un factor determinante para lograr un embarazo exitoso desde todas las perspectivas”.

La recomendación de los expertos es no esperar más allá de los 35 años.
Dr. Joaquín Llácer, director médico de Ginefiv.


En cualquier caso, es importante que las mujeres que desean retrasar la maternidad conozcan el estado de su fertilidad para evitar perder oportunidades de gestación. En este sentido, pese a que las pruebas para conocer el estado de la propia salud reproductiva son tan sencillas como realizar el recuento de folículos en una ecografía y efectuar el análisis de la hormona antimülleriana (AMH), muy pocas mujeres se han realizado estos exámenes en algún momento de su vida. Del mismo modo, muchas desconocen incluso el término y el procedimiento, o ignoran la importancia de asistir a las revisiones ginecológicas periódicas y no saben ubicar los días fértiles en el mes. De hecho, según el VII estudio “Conocimientos y hábitos de la fertilidad de las mujeres” realizado por las clínicas Ginefiv en junio de 2021 a 1.136 mujeres en un rango de edad entre los 18 y los 50 años, solo el 40% de las encuestadas conoce el concepto de reserva ovárica y únicamente el 23% afirma saber qué pruebas deben llevar a cabo los profesionales médicos para conocer su estado.

Esta falta de conocimientos generalizada se expande hasta las mujeres que actualmente están intentando quedarse embarazadas ya que, según esta misma encuesta, el 16% de las participantes descubrió estos exámenes ginecológicos a raíz de intentar quedarse embarazadas, mientras que el 34% aún desconocen si tienen algún problema para lograr el embarazo. Por todo ello, el Dr. Llácer destaca que es importante acudir a los especialistas que pueden orientar y ofrecer diagnósticos acompañados por una planificación que dependerá de la situación de cada caso concreto, como hacemos con nuestro plan diagnóstico total que consiste en una serie de pruebas para conocer la historia clínica completa de la mujer antes de someterse a cualquier tratamiento”.

En esta misma línea, durante el mes de junio, en el que se celebra el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad en España, Ginefiv realizará pruebas gratuitas para analizar la reserva ovárica de las mujeres interesadas en conocer la calidad y la cantidad de óvulos que poseen. Esta iniciativa se enmarca dentro de la campaña Cuida tu fertilidad. Para participar solamente hay que rellenar la encuesta habilitada por Ginefiv y solicitar la prueba.

Top