Vicky Martín Berrocal: "Se puede ser un pibón con cualquier talla, es una cuestión de actitud"

Es fuerza, es pasión, es mujer. Todos estos adjetivos definen a Vicky Martín Berrocal y después de esta gran entrevista no queda más remedio que corroborarlo. Nos reunimos con ella en un día muy especial: es su 42 cumpleaños (quién lo diría) y su colección cápsula para Violeta by Mango, por fin ve la luz.

Por estas dos razones de peso es un día pletórico para ella y nos deja compartirlo a su lado. ¡Qué gran suerte! En una fecha tan señalada Vicky es más Vicky que nunca. Irradia felicidad por todos los costados y no es para menos, porque durante la presentación su amigo del alma el cantaor Juan Peña le dedicó el Cumpleaños feliz acompañado por una tarta. Sin cortarse por todos los medios que allí estábamos, Vicky se emocionó. Después de tanta alegría, nos regaló unas declaraciones llenas de fuerza y amor. Descubre cómo es Vicky en distancias cortas.

Marta Nieto | Woman.es

Lo primero de todo, felicitarte por tu cumpleaños. ¿Qué se siente al celebrar tu día de esta forma tan especial?

Jamás he tenido una celebración así. De todas maneras el cumpleaños por sí sólo es un día grande que me gusta celebrar a lo bestia. Porque el día a día que vivimos nos arrastra y creemos que vivir es una cosa más, pero vivir es un regalo. Poder cumplir un año entero es un milagro. Creo que es tan complicado, que pendemos de un hilo y en un momento dado la vida se termina. Poder cumplir años es como arrancar de nuevo, decir: venga vamos a por otro y a ver sí conseguimos llegar al siguiente. Además empiezo el día con este proyectazo y pudiendo enseñar esta colección que tanto peleé. Eso para mí es un regalo. Cuando que me hice imagen de Violeta by Mango la emoción fue brutal, porque me identifico muchísimo con los valores de la marca. Defiendo a esa mujer real que esta marca también defiende. Violeta cumple un año y pocos meses, yo cumplo 42 y llevo 20 y tantos años defendiendo a esta mujer, enfrentándome al mundo con ella y trabajando para ella. Demostrando que se puede ser un pibón con cualquier talla y que es una cuestión de actitud. Y esa es la historia, Violeta es muy Vicky y Vicky es muy Violeta. Entonces esta colección es eso, la mujer que me gusta, sensual, femenina. Son trajes que puedes levar desde con un tacón hasta con una chancla. Que te puedes poner en bautizos, bodas,… Yo hoy mismo he llegado con este vestido y unas deportivas airmax y ha nadie le ha chocado. Pero con los Louboutin que llevo ahora también es mágico. Entonces lo que busca es esa mujer versátil, joven, valiente, arriesgada, femenina. Es esa mujer que se siente muy mujer.

¿Crees que todavía hay miedo a decir que se usa más de una talla 40 y estar fuera de las tendencias que marcan las grandes firmas?

Sí, hay miedo a pesarse y que te vea alguien. Miedo a pesarse, a probarse, a contarle a una amiga lo que pesas, a decirselo a tu marido, a tu novio. A que de repente te vean con celulitis, que la piel perfecta es la que tiene que ser porque es la que es,… Mentira, todo mentira. La mujer de a pie, la ama de casa que además es madre, hermana, prima, mujer amante, sobrina,…Esa mujer no puede ser perfecta. Las pieles no son perfectas, los cuerpos no son perfectos. Yo creo que tengo un cuerpo perfecto pero porque yo me he convencido de que lo tengo, no porque sea un cuerpo perfecto para la moda. Para la moda el cuerpo perfecto es una talla 34. Que a mí me parece un desastre, porque a mi la mujer que me gusta es Sofía Lorent. Pero respeto igual que ellas tienen que tener el respeto de que yo quiera lucir una 44 y tienen que tener el respeto de que yo quiera salir con un vestido envasado al vacío y que tenga unos gemelos que no quepan en una bota. Respétame, porque yo respeto lo tuyo pero yo defiendo la mía.

Enhorabuena por tus 10 años en el mundo de la moda…

Gracias, ha sido maravilloso, una experiencia única. Eso lo voy a llevar yo siempre. Ha habido momentos delicados y difíciles, pero si algo he sacado tan, tan bueno de estos 10 años es el cariño y la admiración que me ha demostrado la mujer. Y el cariño real. Lo noto, lo siento, no quieras confundirme. Y lo hablo desde la humildad, porque le estoy a agradecida a la vida por todo. Por eso hablo desde lo maravilloso que es que la mujer esté tan emocionada con lo que hago. Y la mujer es la que me ha hecho llegar aquí y la que me ha hecho que hayan pasado 10 años en la locura de este país, en un sector tan complicado. Pero es ella la que apostó por mi y por lo que estoy aquí. Enonces Chapeau!

Sí es verdad Vicky, se te quiere mucho por tu carácter espontáneo…

Sí yo me muestro tal como soy. Si grito, grito, me quito los zapatos y voy descalza y me da igual que esté aquí el jefe de Mango, es que me da igual. Me quejo, estoy 24 horas con la sonrisa, pero por que soy así. No vayas a pensar que estoy haciendo un paripé. Todo lo que yo sienta lo hago, aunque quede mal. No se lo que es el ridículo, me jode que la gente lo tenga. Pero, ¿qué es el ridículo? Anda ya, vive, sé libre, que te de lo mismo, pero sin molestar al prójimo. Y si le molestas, pide perdón y sé valiente con tus actos. No tengas miedo a nada.

Este último año ha sido el más especial para ti, has vuelto a Sevilla después de 3 años, has firmado esta colaboración con Violeta pero ¿hay nuevos proyectos por cumplir?

Bueno he arrancado con 'Volver', con los vasos de Nocilla, un producto que está relegado a mi infancia, pero este era el gran proyecto, el secreto mejor guardado del que no podía decir ni media palabra. Han conseguido hasta que me calle, yo, que me gusta gritarlo todo. Y lo bueno mucho más. He estado 4 meses trabajando en esto, con idas y venidas a Barcelona. Me he pegado viajes incluso para darle el visto bueno a una manga. Pero había cosas que tenía claras para esta colección como es el caso de los largos por debajo de la rodilla. Cosas que también hago en mis diseños porque la rodilla es una de las partes más difíciles de la mujer y para mí no existe un largo más arriba de ésta. Yo no lo uso, no entra en mi armario. Por eso he luchado mucho en esos largos, por realzar la curva, ese envasado al vacío que llamo yo, he utilizado esos tejidos que me han acompañado estos 10 años: el guipur, el encaje, el lunar, los lisos con ese punto de seda, esos escotes, esas argollas,… He pensado siempre en las tallas que van de una 40 a una 52 y que hay cosas que siempre me gusta añadir. Porque yo paso de la moda. No sigo la moda. No voy a hacer un traje verde porque este año se lleve el verde, lo hago negro porque queda mejor y favorece más. Lo que lucho es por embellecer a la mujer. Punto. Lo demás me da igual. Este año se lleva el nude, el verde, el naranja pero no me gusta el naranja por eso no voy a hacer un vestido naranja. ¿Soy salvaje? Totalmente. Hay cosas que no quiero hacer y no voy a hacer.

Por eso ha sido muy fácil porque es una colección que yo quería hacer y enseguida se pusieron codo con codo a hacerla conmigo. Espero hacer otra en invierno de fantasía fantasía y esta vez hacerla con mucho más tiempo para poder hacer 6 piezas que fueran esas 6 piezas mágicas. Estás 6 piezas además forman parte de mi vida porque son partes que he tenido yo en mi colección.

¿Cuál es el vestido al que más cariño tienes de esta colección?

Me quedo con el que llevo puesto y con el traje de guipur fucsia, que es una réplica del traje que llevo mi hermana Rocío a la boda de Fran Rivera y por eso lo he llamado Rocío. Fue un traje con el que se caía el teléfono de mi taller y era difícil tenerlo, porque como hago colecciones tan pequeñas, casi de alta costura, pues se me dispara todo y no soy capaz de llegar a todas. Aunque yo lo que quiero es llegar a todas y cada una de las mujeres, quiero vestirlas a todas, no solo a algunas. Por eso Violeta y Mango me han dado esta gran oportunidad. Hoy me siento en deuda con ellos por permitirme este lujo. Porque esto es un lujo después de llevar 10 años luchando para hacerlo yo y no he podido. Y ahora convertirlo en realidad y arropada por Mango que es un peso pesado…

Después de todo esto ¿qué retos te quedan por cumplir? ¿Te ves desfilando en Madrid, por ejemplo?

No sé, no tengo grandes sueños ahora mismo. Creo que 'Volver' me agotó, sacó todo de mi y esa colección fue agotadora en todos los sentidos. Aún estoy masticando e intentando digerir todo eso. Porque es muy duro el no tener equipo y tener que hacerlo todo sola, al final cuando terminas y cuando llega el momento en que ves el resultado es fuerte y aún necesito tiempo para digerirlo. Y ahora estoy embarcada en los trajes de madrinas y novias que presento en mayo y tengo este nuevo proyecto en mente. Pero no me planteo Madrid, no me planteo México o Nueva York, no me planteo nada. Pero porque no me planteo mi vida, no me planteo de aquí a mañana. No me lo permito. Me planteo cosas como que hoy estoy aquí, de que lo voy a disfrutar, que es un día grande y un día señalado en mi vida, por lo que significa para mi y porque estos 42 están unidos a una gran marca que ni en mis sueños podría haber imaginado a la que pertenecería. Primero como imagen y ahora diseñar. Es una gran familia y estoy feliz de colaborar en ella. Son ya dos años compartiendo codo con codo con esta firma a la que admiro y con un equipo con el que me siento feliz trabajando.

Por lo que dices, está unión parece duradera…

A mi me encantaría. Me encantaría hacer un invierno, me encantaría continuar. Yo creo que juntos tenemos aún muchas cosas que contar y que decir. Hay confianza entre nosotros pero se puede llegar a tener mucho más. De ahí pueden salir grandes cosas.

¿Qué característica crees que no se sabe de ti?

Que soy vulnerable. Yo creo que lo demás se sabe. Soy una mujer verdadera, con carácter, con personalidad, valiente, segura, salvaje, rebelde,… Todas esas cosas es Vicky, pero son cosas que las tienen, que se saben. Soy una mujer.

Si abrimos tu armario, ¿qué pieza nunca puede faltar en él?

Una blazer y un traje cóctel, siempre.