Rachel Luna / GETTY

La increíble transformación física de Renée Zellweger para su nueva serie

La actriz ha cambiado radicalmente su aspecto para la serie The Thing About Pam que tiene pendiente de estreno.

Julia García

Las grandes transformaciones en Hollywood funcionan muy bien. Impresionan. Y más cuando van acompañadas de enormes interpretaciones. Pasó en Monster con Charlize Theron (luego engordó también más de 20 kilos para rodar Tully) y en Dallas Buyers Club con Matthew McConaughey. Ambos ganaron el Oscar por dichos trabajos.

Últimamente, también hemos visto de lo que son capaces los profesionales del maquillaje en las series. Muy buen ejemplo es el de Lilly James en su reciente transformación en Pamela Anderson para la nueva serie de moda, Pan&Tommy, y el nuevo cambio físico de Renée Zellweger por motivos profesionales.

La actriz, ganadora del Oscar hace un par de años por meterse en la piel de Judy Garland con maestría, ya enamoró al público cuando se convirtió en Bridget Jones. Para este papel, el más conocido de su carrera, engordaba realmente (alrededor de 8 kilos), cosa que no ha hecho para convertirse en Pam Hupp, el personaje que interpreta en la serie de la NBC The Thing About Pam.

Zellweger se mete en la piel de una mujer que cumple cadena perpetua por el asesinato de Louis Gumpenberger. Hupp le mató en su propia casa en 2016 para intentar inculpar al marido de Betsy Faria, amiga de Hupp asesinada en 2011. Entonces, Russell Faria, su marido, fue declarado culpable y pasó tres años en prisión siendo inocente después de que Pam Hupp, a la que Betsy le había declarado única beneficiaria de su póliza de vida por valor de $150,000 cuatro días antes de su muerte, consiguiera desviar el foco de la atención policial sobre él.

Pam Hupp y la actriz norteamericana tienen muchísimos kilos de diferencia, y para salvar este escollo físico de cara al rodaje, la solución ha sido artificial. Así lo ha confirmado la propia Renée Zellweger en una revista con la edición norteamericana de Vanity Fair: "Fue con prostéticos, era un traje acolchado, fue la elección de vestuario", dice la actriz sobre cómo han conseguido que se parezca tanto a la mujer que interpreta. Esto más su talento para copiar sus gestos hasta mimetizarse con el personaje original.

El inconveniente del traje acolchado, ha confesado la propia artista, es que le hacía sentir “mucho calor” al meterse dentro de él. Estamos 100% seguros de que no nos daremos cuenta de que así era cuando la serie llegue a España una vez se estrene en Estados Unidos el próximo mes de marzo en la cadena NBC.