El 'total look' morado de la reina Isabel II de Inglaterra en la inauguración de las nuevas instalaciones del Royal National ENT en 2020.  | WPA Pool / GETTY

Reina Isabel II de Inglaterra: 11 frases para recordarla (y que la retratan)

La reina Isabel II falleció este jueves, dejando atrás 70 años de reinado y muchos episodios para recordar. 

Clara Hernández

A los 96 años y firmando el reinado más largo de la historia (70). Así fue el último adiós, este jueves, de Isabel II, reina de Inglaterra, cabeza de la que es, probablemente, la monarquía más popular del planeta. La soberana falleció en su residencia de verano, el castillo de Balmoral, horas después de que el Palacio de Buckingham manifestara en un comunicado su preocupación por su estado de salud, algo que hizo saltar todas las alarmas.

Disciplinada, estricta, eficaz, silenciosa ("sabemos cuáles son las opiniones de la reina: la reina no tiene opiniones", escribió de ella el periodista de la BBC Jeremy Paxman), la monarca sobrevivió a crisis políticas, divorcios familiares, espías, Annus Horribilis, hostilidades, el 'efecto Diana', las publicaciones de la prensa sensacionalista o, más recientemente, las acusaciones delictivas contra el príncipe Andrés y el 'Megxit' (así se conoce a la emancipación del príncipe Harry y Megan Markle de la Casa Real británica), con aquella incómoda entrevista con Oprah Winfrey incluida. Y todo ello con las encuestas a favor de sus súbditos, que valoraban, declaraban, su profesionalidad, su meticulosidad y su prudencia.

Son muchas las frases que la reina Isabel nos ha dejado a lo largo de estas siete décadas y que nos permiten acercarnos a la que fue la séptima mujer en ocupar el trono británico. 

Por la diversidad

"La discriminación todavía existe. Algunas personas sienten que sus propias creencias están siendo amenazadas. Algunos no están contentos con las culturas desconocidas. Todos necesitan que se les asegure que hay mucho que ganar si se acercan a los demás; que la diversidad es una fortaleza y no una amenaza". 

Empoderada

"¿Por qué se espera que las mujeres estén radiantes todo el tiempo? Es injusto. Si un hombre parece solemne, automáticamente se asume que es una persona seria, no miserable, inquirió en una ocasión esta mujer que fue la séptima en ocupar el trono británico, por donde han pasado 42 reyes veranos."

Contra el odio

"Siempre ha sido fácil odiar y destruir. Construir y apreciar es mucho más difícil". (Mensaje de Navidad, 1957).

Sobre el hombre y la mujer

"Los hombres luchan en las guerras. Las mujeres, las ganan". 

Lecciones de vida

"La prosperidad provee, pero la adversidad prueba a los amigos".

Sobre el matrimonio

"Si me preguntan qué pienso sobre la vida familiar después de 25 años de matrimonio, puedo responder con la misma sencillez y convicción: estoy a favor". 

Sobre la democracia

"El derecho a cambiar el gobierno por las urnas y no por el cañón de una pistola; quizás la mejor definición de una democracia".

Una muestra de coraje

"Hoy necesitamos un tipo especial de coraje. No del tipo que se necesita en la batalla, sino del tipo que nos hace defender todo lo que sabemos que es verdadero y honesto. Necesitamos el tipo de coarje que pueda resistir la corrupción sutil de los cínicos, para que podamos mostrarle al mundo que no tenemos miedo del futuro". (Mensaje de Navidad, 1957)

Por la libertad de credos

"El concepto de nuestra Iglesia se malinterpreta ocasionalmente y, creo, se subestima. Su papel no es defender el anglicanismo con exclusión de otras religiones. En cambio, la Iglesia tiene el deber de proteger la libre práctica de todas las religiones en este país". (Discurso en Lambeth Palace, 2012).

Orgullo y disciplina

"Las cualidades de la autodisciplina, de la determinación tranquila y del compañerismo todavía caracterizan a este país. El orgullo de quienes somos no es parte de nuestro pasado, define nuestro presente y nuestro futuro". (Discurso al Reino Unido durante la crisis de coronavirus). (Mensaje de Navidad, 2004).

Acciones y reflexión

"Las palabras son hojas, la sustancia consiste en las obras, que son los verdaderos frutos de un buen árbol". En otra ocasión recomienda "encontrar el equilibrio adecuado entre acción y reflexión". "Con tantas distracciones, es fácil olvidarse de hacer una pausa y hacer un balance".