Empezamos temprano. Paula quiere volver a casa pronto para estar con su hija Daniela. Aún así, no nos transmite que tiene prisa: enseña vídeos de David, su chico, haciendo ejercicio, cuenta anécdotas de su niña, habla de moda... y crea un clima de complicidad que hace que nos sintamos a gusto. Y eso que hoy no tiene su mejor día: desde niña padece problemas de estómago y se ha levantado con dolores. Toma un calmante, descansa cuando no puede más y sigue adelante sin perder la sonrisa: «Es una forma de ver la vida. De pequeña, sonreía a la gente para que me dijera algo.» Cuestión de encanto y carisma, cualidades innatas que le han proporcionado el éxito.En tu nueva serie, “Galerías Velvet”, que se estrena este otoño, interpretas a una especie de Cenicienta... Soy la pobre, estoy abajo del todo y vivo una preciosa historia de amor ambientada en unas galerías en los años 50. Visualmente fue una época preciosa y se verá un vestuario, una peluquería y un maquillaje increíbles.Un atractivo más para ti, que tanto te gusta la moda.Sí, pero, además, el vestuario y el decorado me “teletransportan” a esa época y me meto en el personaje. Cambio la forma de hablar y moverme.Carisma natural«Desde pequeña, provocaba a la gente con una sonrisa para que me dijera algo. Reír es algo natural en mí. Una actitud ante la vida», nos dice Paula, que lleva vestido y zuecos de madera y pelo, ambos Max Mara. Pulsera Tous.

Pura energía positiva

Paula Echevarría, que crea tendencia y es la reina del easy chic, ha convertido la normalidad en la clave de su éxito: no necesita medidas de top ni ropa de alta costura.

Marta Bonilla

Se identifica más con Olivia Palermo que con Cara Delevingne, porque la moda es una actitud, no solo cómo te vistes. Paula Echevarría, que crea tendencia y es la reina del easy chic, ha convertido la normalidad en la clave de su éxito: no necesita medidas de top ni ropa de alta costura. Basta con una sonrisa natural que cautiva a firmas como Pantene.