Polifacética Mila Jovovich

Es difícil ser más guapa. Pero esa es la cara que menos le interesa mostrar a esta polifacética modelo convertida en actriz de éxito que acaba de rodar su último filme.

Paz Mata

Modelo, actriz, diseñadora de ropa... Mila Jovovich es una mujer de compleja personalidad que surgió de la fría Ucrania, se exilió en California, se convirtió en icono del mundo publicitario de principios de los 90 y terminó delante de la cámara de cine (‘El quinto elemento’). Ahora, convertida en una madura artista, se prepara para la nueva entrega de la película ‘Resident Evil: Afterlife’.

Este año has presentado dos películas y ruedas dos más. Veo que la maternidad no ha frenado tu actividad laboral…
Ser madre, esposa y tener una carrera es un ejercicio de equilibrio. En mi caso, he tenido que cerrar mi negocio de ropa. Empecé a establecer prioridades y, claro, mi hija era lo principal. El cine me permite, de momento, llevarme a mi niña (Ever Gabor) a los rodajes, pero no sé qué haré cuando vaya al colegio...

Imagino que también habrá afectado a tu vida de pareja. ¿Podéis hacer alguna escapada de vez en cuando?
Mi marido (el director Paul Anderson) y yo tratamos de pasar una noche fuera de casa, al menos, una vez al mes. Nos vamos a un hotel y dejamos a la niña al cuidado de algún familiar. Pero últimamente ni eso, porque estamos en medio de la preparación de ‘Resident Evil’ y Paul ha estado trabajando en Toronto.

Sigues manteniendo una figura espléndida después de la maternidad. ¿Cómo lo consigues?
Con mucho esfuerzo, haciendo dieta y ejercicio de entrenamiento. Nunca creí que iba a recuperar mi figura, ¡se me ha hecho una eternidad!.

Hablando de eso... Empezaste de modelo y ahora vuelves a esa faceta.
La moda siempre ha tenido un papel importante en mi vida y me sigue interesando, es una forma de expresar mi creatividad. Es una suerte que, después de 25 años trabajando en esto, todavía me llamen para posar.

Hubo un tiempo en el que las tops eran las grandes celebridades de la cultura pop. Las cosas han cambiado en estos años. ¿A qué se debe?
A la recesión económica. Los clientes ya no se querían pagar a las top models y contrataban a nuevas modelos cada temporada. Pero ahora la gente quiere volver a ver caras conocidas pero con contratos más baratos, por eso estoy trabajando otra vez (para Donna Karan, Ralph Lauren y Armani).

Imagino que tendrás un enorme guardarropa…
Es bastante grande y muy ordenado, he tenido que reorganizarlo después de dar a luz porque la antigua ropa se me ha quedado pequeña. También tengo piezas de colección, desde la edad victoriana a principios del siglo XX.

¿Cuánto tiempo te lleva mostrarte tan estupenda como estás hoy?
En el día a día, nada de tiempo. Salgo a la calle en jeans, camiseta y con los labios pintados, eso siempre. Pero hoy es un día especial, cuando doy entrevistas y tengo sesión de fotos tengo que hacer un esfuerzo (risas). Peluquería y maquillaje en casa mientras corro detrás de mi hija, que no se deja vestir.

En tus últimas películas interpretas mujeres bastante normales, pero aún así, tu belleza es excepcional. ¿Te limita eso el trabajo?
La verdad es que estoy tratando de luchar contra el encasillamiento, haciendo todo tipo de papeles en el cine. Por suerte, he encontrado la saga de ‘Resident Evil’, con la que estoy teniendo mucho éxito. Pero sigo buscando papeles que me permitan mostrar una variedad de registros interpretativos.