Estupenda a sus 45 años, Paz afirma someterse a tratamientos de cabina no invasivos, sin agujas ni rellenos, como la radiofrecuencia y los ultrasonidos. Además, nada y juega al tenis con su marido. | dyp

Paz Vega: "No soy vanidosa: me basta con hacer mi trabajo, disfrutar y que me paguen"

“El lodo” (estreno10 diciembre) fue la última película española que rodó antes de que Hollywood la reclamase de nuevo: Ridley Scott la quería para 'Jigsaw', su nueva serie con Netflix. La diosa ha vuelto al Olimpo, a Nueva York. Y quizá sea para siempre.

Ester Aguado

Al otro lado de la línea, nos recibe, cercana y cariñosa, como siempre. Está sola en Nueva York, rodando ya la que será la nueva serie de Netflix producida por el gran Ridley Scott, centrada en el atraco más grande jamás intentado. Aunque se escapa a Madrid siempre que puede -como para la presentación de 'El lodo',  su última peli española-, lleva muy mal lo de estar lejos de su gente. Te desgranamos nuestra conversación en 10 puntos:

1. DRAMÁTICA: «Lo que me enamoró de “El lodo” fue el guion. Recuerdo que estaba en Ibiza, de vacaciones, y mi agente me envió el texto de Iñaki Sánchez Arrieta. Fue empezar a leerlo y me atrapó: conecté inmediatamente con el drama de Claudia y de su marido (Raúl Arévalo), con esta historia escrita magistralmente a través de los años. La película habla, sobre todo, del miedo: a enfrentarse a una tragedia, a lo desconocido, a perder tu puesto, a que dejen de quererte... Todos los personajes temen algo y eso genera el thriller y la gran sensación de ahogo que tiene la película. Es brutal».

2. MIEDO A TODO: «Yo tengo miedo a muchas cosas y cada vez soy más miedosa: al futuro, a no saber, a la incertidumbre, a que mis hijos crezcan y no sean felices, a dónde va a ir parar la sociedad, a la enfermedad, al dolor, al abandono... ¡A tantas cosas! Me he dado cuenta de que soy más miedica de lo que en principio pensaba y de lo que era antes... quizá la juventud te hace ser más libre, más inconsciente a los temores y, según vas cumpliendo años, se te vuelven más presentes».

3. ESPLENDOR LABORAL: «El hecho de que no cuenten más conmigo, de que ningún director me llame, más que miedo, me daría tristeza. Sentir que tu trabajo ya no gusta y no es requerido es un puñal en el pecho para una actriz. Miedo no, porque tengo los recursos para salir adelante haciendo otras cosas. Y el mundo no se acaba si, de repente, un trabajo falla. Estamos acostumbrados, en nuestra generación y la de nuestros padres, a que un trabajo es para toda la vida y más si eres feliz haciéndolo. Pero si eso falla, hay que dejarse llevar por la corriente: hay que ser agua (“be water, my friend”), flexible, para adaptarse a los tiempos que vengan, como las nuevas generaciones».

4. NORMALIZA LAS ENFERMEDADES MENTALES: «Claudia, mi personaje, necesita medicación tras sufrir un trauma y caer en depresión. Aunque parezca la más débil, creo que es la más valiente de la historia: es la única que se pone en manos de profesionales para salir del agujero, porque quiere curarse. Yo nunca lo he sufrido, pero para salir adelante hay que ser consciente, aceptar que estás enferma, como el que tiene jaquecas o un dolor de muelas y no pasa nada y recibir el tratamiento. Hay que normalizar las enfermedades mentales».

Raúl Arévalo y Paz Vega, la pareja protagonista del thriller 'El lodo'. A Paz le gustan los retos: se fue a Los Ángeles sin saber inglés y entró en el concurso “Mask Singer” sin saber cantar. También participó en “Masterchef”... | Chema Clares / GTRES

5. VUELTA A USA: «Voy a pasar bastantes meses en Nueva York, rodando una serie americana para Netflix: se llama “Jigsaw” (“Rompecabezas”) y es una ficción basada en hechos reales sobre cómo desaparecieron 70.000 millones de dólares en bonos en el centro de Manhattan, durante el huracán Sandy. Creada por Erica García y producida por Ridley Scott, es una serie de robos protagonizada también por Giancarlo Esposito (“Breaking Bad”, “The Mandalorian”). Yo estoy muy contenta en España, pero ahora no tengo muy claro dónde llevaré a mi familia... Si de repente empieza a surgir trabajo en Hollywood de nuevo, pues tendré que plantearme volver a vivir ahí –estuvo 14 años–, porque es duro alejarse de la familia tanto tiempo. No quiero volver a pasar por eso, como de joven. He estado yendo y viniendo (ahora estrena el drama “13 Minutes”, el thriller “American Night”, con Jonathan Rhys Meyers y la peli de acción “Rambo: Last Blood”, junto a Sylvester Stallone, cuya salida se retrasó por la pandemia), pero si tengo que pasar muchos meses, no voy a aguantar yo sola».

6. EGO BIEN ENTENDIDO: «No me asusta que, debido a la enorme oferta de ficción con tantas plataformas en el mercado, mi trabajo pase inadvertido. Yo no soy nada vanidosa: me basta con hacer mi trabajo, disfrutar y que me paguen. Si hay gente que lo quiere ver, feliz, y si no, pues hay que vivir con ello. Que el proyecto sea exitoso no depende solo de mí. Que haya muchas plataformas me parece maravilloso porque genera mucho trabajo, no solo para los actores. Y cuanto más competencia haya, mejor se harán las cosas para sobresalir en ese maremagnum de estrenos. La cultura nos salvó durante los meses de la pandemia. Sin ella, estaríamos perdidos».

7. VUELTA A LA 'SLOW LIFE': «Yo creo que, en la vida, todo pasa por algo. A pesar de su dureza, la covid nos ha enseñado a valorar las pequeñas cosas, los grandes gestos de amor y a darle un respiro a la naturaleza... Igual había que parar para apreciar lo que tenemos y en lo que nos estamos convirtiendo: a mí el mundo del futuro me da pavor. El consumo de carne y pescado es insostenible... ¿Has visto el documental “Seaspiracy”, en Netflix? Hay que hacerlo con los niños para que lo entiendan todo. Demoledor».

8. FEMINISTA: «¿Si lo he tenido más difícil por el hecho de ser mujer? Como actriz, no estoy en disposición de quejarme. He hecho personajes femeninos que me han ofrecido, con mayor o menor acierto, con mayor o menor protagonismo... Aunque sí que he tenido momentos conflictivos con ciertos directores en el rodaje por el hecho de ser mujer, como lo hemos sufrido todas en nuestros distintos trabajos. No quiero entrar ahora en detalles, pero he vivido cosas complicadas que mis compañeros actores no han tenido que aguantar, y bastantes veces, desde jovencita».

9. UN MUNDO MEJOR PARA AVA: «Bueno, es verdad que mi hija debutó en mi anterior película, “La casa del caracol”, pero más como un juego. Aunque desde el primer momento entendió que esto se trata de lanzarse a la piscina y de trabajar en equipo. Dicho esto, desde luego, las cosas están cambiado, poco a poco. Y, lo que sí ha supuesto un gran salto para todos (mujeres y hombres) es que ahora se puede contar en voz alta, sin miedo, se puede verbalizar: «He sentido desprecio, me has ridiculizado». Hay un código ético de comportamiento que se va estableciendo y que firmas con tu contrato –al menos, en Estados Unidos–. Parece mentira que hayamos tenido que llegar a eso, a ponerlo por escrito en un papel... pero se hace para concienciar y para que los rodajes sean entornos seguros para todos, independientemente del sexo o del color».

Paz Vega y su hija Ava, de 12 años, que debutó en el cine con su madre en la película 'La casa del caracol'. Ya había trabajado antes en la serie 'Paquita Salas' y como modelo de Zara Kids.  | Jesus Briones / GTRES

10. ¿EL SIGUIENTE PASO? DIRECTORA: «Sí, tengo un guion escrito, “Rita”, e incluso a los productores. No quiero hablar mucho de él aún, ya llegará su momento, pero era importante para mí contar una historia desde mi punto de vista. Es un relato ficticio que construyo a partir de imágenes que pertenecen a una época determinada y en Sevilla, la ciudad en la que crecí. Pero no es biográfica y tampoco Rita es mi alter ego. Son muchos años delante de las cámaras –el año que viene, 25 ya–, recibiendo órdenes, interpretando las palabras que otros plasman en un papel y de repente siento la necesidad de contar la historia como yo la visualizo, de ser honesta, de sentirme orgullosa, sin buscar el beneplácito de nadie. Como dice Woody Allen: “Hago películas para que me gusten a mí”. Tengo unas ganas infinitas de rodarla y espero que sea lo antes posible».

Y.... 11. 'EL LODO' (10 diciembre en cines): 

El valenciano Iñaki Sánchez Arrieta –ayudante de dirección de Benito Zambrano y Belén Macías– tardó seis años en acabar el guion de este intenso thriller: Una dura sequía castiga los arrozales levantinos. Ricardo, un conocido biólogo, tiene la ocasión de volver a su pueblo para proteger el paraje en el que vivía de niño. Las medidas que debe asumir le enfrentan a los lugareños, que ven atacada su manera de vida y subsistencia, una hostilidad que tendrá consecuencias inesperadas. Además, Arévalo y Vega arrastran su propio trauma interior, que aportará más angustia a la trama.