GETTY

Muere Ouka Leele, la fotógrafa del color de la Movida madrileña

Ha fallecido a los 64 años tras una larga enfermedad

Noelia Murillo

Este martes la familia de Bárbara Allende Gil de Biedma, más conocida como Ouka Leele, anunció su deceso en Madrid a los 64 años a causa de una larga enfermedad. La artista, fotógrafa esencial de la Movida madrileña y encargada de aportar color a una época compleja y diversa, fallecía rodeada de su hija, amigos y familiares, dejando a huérfanos a muchos más anónimos que admiraban su forma de contar las cosas a través de retratos llenos de luz y originalidad.

Nacida el 29 de junio de 1957, Ouka Leele siempre estuvo interesada en el arte desde muy pequeña y, aunque primero se decantó por Bellas Artes, después inició sus estudios en la música y la fotografía. En concreto, en Photocentro, una escuela de fotografía de Madrid. Curiosamente en sus inicios no sentía demasiada atracción por lo que luego se convirtió en una celebridad en este campo, ya que solía hacer fotografías en blanco y negro para después colorearlas con acuarelas.

Esta técnica fue sin duda el motivo por el que las obras de Leele (nombre que proviene de un pseudónimo incluido en el cómic 'Europa Requiem', de El Hortelano, con una 'e' adicional en la segunda palabra) hoy es reconocida en todo el mundo. Además de por el color, esta también es aplaudida por su afán de convertir la fotografía en algo más allá de lo artístico, en un fenómeno cultural que surgió a raíz de la muerte de Franco. También fue eso lo que le distinguió de sus coetáneos, Ceesepe, Alberto García-Alix y el ya mencionado El Hortelano.

Los años 80 hubiesen sigo algo más aburridos de no ser por la integración de su trabajo en los fanzines y revistas de principios de la Movida, como 'Vicios Modernos', aunque también llevó su trabajo a un nivel más personal, con la presentación de sus propios 'fotocollages', en los que presentaba una mezcolanza de fotografía, pintura y escenografía. Famosos son sus retratos de la serie 'Peluquería', de entre los que destaca su retrato rodeada de limones en la cabeza que ha sido reproducida en diferentes revistas y llegó a ser la portada de Tapas Magazine en el número de julio/agosto de 2017.

A lo largo de este tiempo hemos podido ver sus obras en diferentes lugares emblemáticos de España, como el Museo reina Sofía de la capital, el Museo Español de Arte Contemporáneo, la Fundación La Caixa, el Centro Andaluz de Fotografía y la Colección Arco, aunque su obra ha viajado a otros puntos del mundo, siempre generando un gran interés por parte del público internacional. En España, por su parte, fue reconocida con diferentes galardones, como el Premio Nacional de Fotografía en 2005, premio que recibió "por cuestionar los límites del lenguaje en la fotografía".

Hoy despedimos a una artista con espíritu de revolucionaria que siempre vio su fotografía como un medio para generar una idea no preconcebida y que también probó otros formatos de expresión, como los dibujos o las serigrafías, además de haber estado incluso nominada a los Premios Goya a la Mejor Película documental por 'La mirada de Ouka Leele'. "No estábamos en el arte por ganar dinero. lo importante era la libertad para hacer lo que queríamos", expresó en una entrevista reproducida por 'El País' en su obituario.