Ona Carbonell. | Gtres

Ona Carbonell da a luz a su segundo hijo

La deportista se ha convertido en madre de nuevo junto a su pareja Pablo Ibañez y lo ha anunciado vía Instagram, donde además ha desvelado el bonito nombre del bebé. 

Julia García

Ona Carbonell acaba de dar la bienvenida a su segundo hijo junto al exgimnasta Pablo Ibañez. La campeona de natación sincronizada recientemente acudía en Barcelona a la II edición de los Premios Woman Sport que impulsan el papel de la mujer en el mundo del deporte, donde contó emocionada que se encontraba en plena recta final del embarazo y que si todo iba bien el pequeño nacería muy pronto como así ha sido. 

"Es un niño sano, precioso y se porta muy bien. Los papis estamos muy felices y muy muy emocionados. Kai está muy sorprendido y contento de conocer a su hermanito pequeño.💕", ha escrito la deportista junto a una imagen en blanco y negro en la que se ve la manita del bebé sostenida por la de los felices papás, que ha compartido en su perfil de Instagram junto con su agradecimiento al trabajo del centro sanitario en el que ha tenido lugar el parto y donde ha desvelado el nombre que han elegido para este nuevo miembro de la familia. 

Teo, un nombre que proviene del griego y significa "presencia de Dios", es como se llama el segundo hijo de Ona Carbonell, el cual ha convertido a Kai, nacido el 5 de agosto de 2020, en hermano mayor. 

Fue el pasado 1 de febrero cuando supimos que la nadadora iba a convertirse en madre de nuevo, después de que publicara en redes una fotografía en la que ella aparecía con la camiseta levantada mostrando su incipiente barriguita mientras su hijo la besaba y que iba acompañada de un escueto comunicado: "La familia aumenta, súper felices". 

La complicación de conciliar maternidad y deporte de élite

La primera maternidad se convirtió en noticia a nivel mundial tras su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde alzó la voz por lo complejo que era para las madres lactantes participar en una competición así para intentar visibilizar una situación que tiene un impacto directo tanto en la vida personal de las atletas como en su rendimiento deportivo. "Son condiciones incompatibles con rendir en unos Juegos Olímpicos y que tu familia esté lo mejor posible", dijo entonces en un video que difundió a través de Instagram. 

Tras aquello, su experiencia quedó reflejada en un documental llamado Ona Carbonell: empezar de nuevo, en el que narraba su experiencia sobre la dificultad de conciliar su vida como deportista de élite con la maternidad. "Volví a entrenar cuando Kai tenía un mes y medio y tenía que ir con mucho cuidado para no lesionarme porque cuando das el pecho eres más elástica. No dormir, nadar diez horas al día, sacarme leche incluso en el entrenamiento... estaba muerta", reconoció durante la presentación del filme en El hormiguero, donde además contó que "tenía el abdominal abierto, el suelo pélvico fatal y estuve haciendo mogollón de hipopresivos. Al principios, los hombros, muy mal, porque me costó nadar. Me costó mucho volver a ser yo".