La escritora Almudena Grandes. | Gtres

Muere la escritora Almudena Grandes a los 61 años

La autora de obras como 'Las edades de Lulú' y 'El corazón helado', una de las más importantes de la literatura española, ha fallecido víctima de un cáncer. 

Julia García

Almudena Grandes, una de las escritoras más importantes de nuestro país, ha fallecido a los 61 años de edad víctima de un cáncer. Hace algo más de un mes, la escritora reconocía en una columna en El País Semanal que padecía la enfermedad de la que no ha podido recuperarse. "Todo empezó hace poco más de un año. Revisión rutinaria, tumor maligno, buen pronóstico y a pelear. En aquel momento no quise dar la noticia", explicó entonces en un texto en el que relataba que no había podido acudir a la Feria del Libro de Madrid "por unas complicaciones intestinales derivadas de su problema de salud descubierto en una revisión rutinaria".

La autora de ‘Las edades de Lulú’, ‘El corazón helado’ y ‘Los besos en el pan’, entre otros títulos, estaba casada con Luis García Montero, poeta y director del Instituto Cervantes, y era madre de tres hijos. 

Además de su faceta literaria, la que le dio la fama, Almudena Grandes siempre aprovechó su posición como figura pública para defender y combatir causas políticas y sociales relacionadas con cuestiones como el feminismo y la memoria histórica.

Una de las figuras claves de la literatura española

Nacida en Madrid en 1960, también era una reconocida aficionada del Atlético de Madrid, club de fútbol de la capital. A lo largo de su carrera, Almudena Grandes ha sido reconocido con numerosos premios literarios. Entre ellos, el Premio Nacional de Narrativa 2018 por 'Los pacientes del doctor García', El Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2011 por ‘Inés y la alegría’, el Premio al Libro del Año del Gremio de Libreros de Madrid por ‘El corazón helado’ en el año 2008, mismo año y misma novela por la que ganó el VII Premio de Novela Fundación José Manuel Lara.

Decía Almudena Grandes en la citada columna publicada hace escasas semanas que seguía escribiendo actualmente y que estaba trabajando en una nueva novela, y prometía que estaría de nuevo "en una caseta para firmar ejemplares y mirar a los ojos de mis lectores", algo que desgraciadamente no ocurrirá, pero su nombre, a través de sus novelas (varias de ellas adaptadas al cine), son un legado inmortal. 

Hace poco más de un año, la escritora se mostró amable de atendernos a golpe de teléfono desde su casa, cuando contó a la revista Woman que sólo le importaba recibir noticias diarias de sus tres hijos y escribir un libro más a poder ser memorable. "Mis lectores me hacen libre", confesó en la entrevista.