El músico ha sido acusado de abusos y acosos por cinco mujeres. | INSTAGRAM

Marilyn Manson, tocado y hundido: por qué no debemos olvidar el movimiento #MeToo

Sí se puede.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Fue en 2017 cuando Hollywood sufrió un auténtico terremoto al ver cómo varias mujeres decidían alzar la voz y contar los abusos y acosos que habían sufrido por parte de uno de los hombres más poderosos del 'star system', Harvey Weinstein.

- La condena de Harvey Weinstein: 23 años por violación y agresión sexual.

- Harvey Weinstein también acosó a Gwyneth Paltrow y a Angelina Jolie.

Con el productor ya fuera de juego (la justicia se encargó de hacerle pagar por su actitud), poco a poco parecía que la llama que había iniciado el movimiento #MeToo se apagaba. Algo muy peligroso ya que podría hacer que las mujeres perdiésemos todo por lo que tanto hemos estado luchando.

De ahí que Evan Rachel Wood no dudase lo más mínimo en hacer público recientemente los abusos y acosos que sufrió por parte del que hace años fue su pareja, el músico Marilyn Manson. Una decisión que tomó al ver que cuatro mujeres anónimas estaban compartiendo en redes sociales todo lo que el cantante les había hecho pasar. 

"El nombre de mi abusador es Brian Warner, también conocido en el mundo como Marilyn Manson. Comenzó a acosarme cuando era adolescente y abusó horriblemente de mí durante años. Me lavaron el cerebro y me manipularon para que me sometiera. He terminado de vivir con miedo a represalias, calumnias o chantajes. Estoy aquí para exponer a este hombre peligroso y llamar a las muchas industrias que lo han permitido, antes de que arruine más vidas. Estoy con las víctimas que ya no guardarán silencio". 

Unas revelaciones que hacían que el músico se defendiese con un comunicado vía Instagram (y en el que ha habilitado la opción de : "Obviamente, mi arte y mi vida siempre han sido un imán para la controversia, pero estas recientes alegaciones sobre mí son una horrible distorsión de la realidad. Mis relaciones íntimas han sido siempre consensuadas con personas que pensaban igual. A pesar de cómo y por qué ahora algunos están eligiendo reinterpretar el pasado, esa es la verdad".

Sin embargo, la industria ya no perdona y tanto su agencia de representación como su discográfica ya han prescindido de sus servicios. Ahora ya solo queda saber si las víctimas de sus abusos deciden llevarlo a los tribunales.