Los inicios de Katy

La cantante californiana presenta "Katy Perry: part of me", un documental sobre su trayectoria.

Anna Ortiz

Kate Perry nunca deja de sorprender. La cantante muestra ahora su parte más humana en un documental sobre su trayectoria “Katy Perry: part of me”. La californiana es la prueba viva de que si eres tú mismo puedes llegar a convertirte en lo que quieras y es que si Katy es un icono del pop no es solo por su música sino también por un gran esfuerzo que la ha acabado catapultando al estrellato.

Desde adolescente Katy soñaba con ser cantante y pertenecía a una coral de góspel. Cuando era muy jovencita sacó un disco pero no tuvo éxito porque el góspel no era exactamente su estilo, sus padres eran muy creyentes y solo le dejaban escuchar música religiosa. Poco a poco se fue dando cuenta de que lo que de verdad importaba era ser uno mismo y hacer lo que uno cree, y así es como acabó triunfando: “La gente quiere escuchar artistas que son naturales, son ellos mismos, pero que hacen cosas interesantes y cantan sobre ellas de una forma interesante que quizá ellos intentaron concebir pero que no pudieron”, asegura la cantante.

La transformación de Katy comenzó con la de su propia imagen, inspirada en la película de Dominique Swain, Lolita. Y es que Katy siempre añade un toque infantil a sus modelitos más sexys aunque también sabe imprimir mensajes serios a su vestimenta, como cuando se en fundó en este vestido de “papeleta electoral” en el “30 days to Victory Concert” en apoyo a Obama. ¿Qué pensarán al verla vestida así los parroquianos que escucharon cantar a la pequeña en el coro?

Pero, ¿cuál es el secreto de su exitoso estilo? Tal y como descubrimos en el documental “Katy Perry: Part of Me” (ya disponible en DVD y Blu-ray), Katy se asegura de estar siempre perfecta con horas de duro trabajo.

¡No os lo perdáis si queréis ver imágenes exclusivas del backstage de sus conciertos!

[