Lorenzo Caprile: "La ropa está hecha para que se use y se disfrute, no para que esté en un museo, olvidada en un armario"

Hablamos con Lorenzo Caprile, con motivo de la Feria Vintage 2014 que se celebra en el Centro Comercial Moda Shopping de Madrid, durante los días 27, 28, 19 y 30 de noviembre.

Garbiñe Continente

El otoño en Madrid termina de asomar la cabeza. Es noviembre y, como cada día de lluvia, la capital se paraliza. El metro llega tarde, los autobuses se pierden en atascos y es imposible encontrar un taxi libre. Por fin llegamos al emblemático Centro Comercial Moda Shopping, en pleno Paseo de la Castellana.
Bernabéu tiene un olor especial; huele a reliquia, a antigüedad, a las historias que siguen encerradas en prendas de los 80, que esperan ansiosas que alguien las vuelva a comprar, que alguien vuelva a darles vida.
Moda Shopping está invadido por stands de decenas de tiendas vintage de Madrid para celebrar la quinta edición de la Feria Vintage. Conseguimos encontrar NES, el nuevo restaurante orgánico dentro del centro comercial donde se dará el pistoletazo de salida a la que es la mejor feria de moda de la ciudad. Prensa y demás amantes de la moda se reúnen expectantes en un ambiente idílico, a la espera del mago de la alta costura, las manos que vistieron de estilo la Casa Real, el modisto de la alta sociedad. Y modesto ante todo, que cree que el término diseñador le viene demasiado grande. El gran Lorenzo Caprile.
Por fin llega, con 45 minutos de retraso por culpa de la lluvia y porque, todavía, sigue empeñado en trasladarse en moto por Madrid. Pero en cuanto aparece, con solo cruzar la puerta, se nos olvida el tiempo. Las prisas se desvanecen porque no podemos tenérselo en cuenta, no a Lorenzo.
Habla de la Feria Vintage 2014: de el duro proceso de selección al que han sometido este año a los participantes para conseguir los mejores expositores, del encanto de esta feria por ser pionera en este tipo de eventos, de agradecimientos a todos los que hacen posible que cada año sea un éxito y de las maravillas que están en venta.
Tras saludos, besos y un momento dedicado al photocall, conseguimos acercarnos a hablar con él…

- Hola, Lorenzo, somos de la revista Woman, hablamos por teléfono.

- Por supuesto, lo recuerdo. – sonríe, cercano y se muestra tan natural que consigue que lo que eran unas preguntas por trabajo se conviertan en una conversación agradable entre compañeros del gremio.

- Cuéntanos, ¿qué tiene de especial esta feria vintage, además de ser pionera, que no tengan otras ferias que se hacen en Madrid?

- Para empezar: el espacio. El Centro Comercial Moda Shopping es idóneo; y, luego… creo que es una selección muy cuidada de expositores. Nos hemos puesto muy serios y realmente hay material de primerísima calidad.

- Como amante de la moda vintage, ¿qué le aporta esta a una mujer que no le aporte un diseño actual?

- Yo creo que le aporta, sobretodo, calidad. Las cosas hoy ya no se fabrican como antes y, de hecho, por eso duran. Le otorga también ese toque de originalidad que, desgraciadamente, en este mundo globalizado, es complicado diferenciarse.

- Como diseñador de trajes de novia, hay un stand de El tocador vintage, que es una tienda de vestidos de novia de segunda mano. ¿No te perjudica esa apuesta por la moda nupcial de segunda mano?

- No, no, al contrario. Hay espacio para todos y si una de mis clientas, por cualquier motivo, decide vender, donar o regalar su vestido y otra lo vuelve a utilizar, es lo mejor que le puede pasar a la ropa. La ropa está hecha para que se use y se disfrute, no para que esté en un museo, olvidada en un armario.

- Queríamos terminar con una pregunta dirigida a tu faceta exclusiva como diseñador. ¿Qué quieres conseguir en una mujer cuando viste tus diseños?

- Que esté Guapa, punto.

Tras un sincero agradecimiento y dos besos de despedida, nos vamos del Centro Comercial Moda Shopping con el sabor de boca más dulce y descubriendo ese encanto especial que posee la moda vintage.
Gracias, Lorenzo, un placer.