Llega la Van Perrier a Madrid de la mano de Alaska

La cantante nos habla de esta divertida iniciativa y comparte con nosotros su afición por el mundo de la belleza.

Paula Callejo

De la mano de la conocida marca de agua Perrier llega la Perrier Van, una divertida iniciativa para que hombres y mujeres estemos perfectos este verano. A bordo de una fabulosa vagoneta Mercedes-Benz, la estilista especializada en nail art Teresa Cobo recorre las calles de Madrid, y próximamente las de Barcelona, para hacer espectaculares manicuras. Para los hombres, barberos profesionales que les ayudarán a conseguir el aspecto que desean. ¿Lo mejor? Que podrás disfrutar de esta experiencia a cambio tan solo de un "like" en Facebook.

Una de las primeras personas que decidieron subirse a la vagoneta fue Alaska, que nos contó todo sobre esta iniciativa.

- Lo primero, cuéntanos, ya que estás aquí, ¿te has hecho la manicura?

No, es que las uñas me las hago yo porque no me gusta que me las toquen. Yo tengo el título de esteticista, me lo saqué hace años, y cuando fue la clase de manicura y de pedicura, yo, pese a la vergüenza que es decir que tienes hongos, preferí decir eso para que no me tocaran. No soporto que me toquen las uñas, así que me lo hago yo. Es una manía muy peculiar, no me hace gracia. Hombre, si es pintar y todo eso quizás, pero ¿cortar?, sería incapaz de dejar que alguien me cortara las uñas, en cambio a mí hacerlo sí que me gusta.

- ¿Qué es lo que más te gusta de la iniciativa de Perrier Van?

Me encanta lo de sacarlo a la calle, lo de que estés paseando por la calle, como unas chicas que acaban de irse, y que te lleves las uñas estupendamente hechas. Lo de que las chicas vayamos arregladas todavía es más normal, pero que los chicos se arreglen la barba me parece genial, porque los que la llevan se creen que todo vale, y no es así, se la tienen que cuidar y perfumar, y hay que enseñarles un poco.

- Tus cambios de look a lo largo de los años han sido numerosos y muy notables. ¿Qué es lo que te empuja a decidirte por un color o un corte determinado?

¿Qué te empuja a ti? Es lo mismo, es cuando de repente te aburres o cuando llega un momento en el que no te ves. Igual llevas muchísimo tiempo con un pelo y de repente hay un día en el que no te ves, vas viendo que no estás cómoda ya, y decides cambiar. A mí también me pasa una cosa que hoy en día pasa más con las redes sociales, la gente se ve más, y no está acostumbrada a verse. La gente se ve cuando de repente va a una boda y ve las fotos, pero lo de vernos en fotos todos los días es algo que antes no pasaba. Yo creo que esto lo ha cambiado Instagram, por ejemplo, o Facebook... las redes sociales en general, pero Instagram más aún, porque son todo fotografías. Esto ha cambiado el concepto y ahora nos vemos mucho más, nos vemos todo el rato y nos cansamos antes de nuestra imagen, llega un día en el que te cansas de lo que estás viendo.

- Como has comentado antes, estudiaste maquillaje muy jovencita, a los 12 años. ¿Qué es lo que te atrajo de ese mundo? ¿Cómo viviste la experiencia?

Yo creo que a mí me vino más que por el hecho de pensar en que hay gente que pinta muy bien y que dibuja bien y cree que a partir de ahí puede llegar a expresar, por la admiración que empecé a sentir en ese momento por un tipo de artistas como Bowie, por ejemplo. Yo veía a los artistas y cantantes que me gustaban, que aún siendo hombres iban muy maquillados. Yo quise aprender a maquillar para ver si yo me podía convertir de alguna forma en eso que yo tanto admiraba, en esas personas que a mí tanto me gustaban.

- ¿Y ahora te haces tú tu maquillaje?

Sí, siempre. De forma muy excepcional colaboro con un chico, pero para cosas muy concretas, como una sesión de fotos para una portada o algo en donde lo que tengo que estar es relajada y no pensando en si estoy bien, en retocarme... pero si no, me lo hago todo yo.

- ¿Has hecho profesionalmente algo más relacionado con el maquillaje o lo dejaste en esa experiencia?

Lo dejé con mi título a los doce años, porque tú piensa que a los catorce años yo ya estaba en mi primer grupo. La experiencia la he tenido conmigo misma.

- ¿Y te gustaría retomarlo en el futuro?

Pues he descubierto con el paso del tiempo que no me gusta maquillar a la gente, porque algunas veces he maquillado a alguien. Pero creo que sí que me gustaría algo relacionado con todo lo que tiene que ver con la aparatología, volver a retomar lo de los tratamientos... creo que esto sí que me gustaría volver a hacerlo, hacerle tratamientos a la gente. Me gusta más coger a Mario y decirle "te voy a hacer una limpieza" que ayudarle a que se pinte el ojo, porque es mejor que se lo haga él.

- Cada vez hay más relación entre el mundo de la música y el de la moda y la belleza. Las cantantes ponen imagen a las firmas, hay eventos que engloban todo esto... ¿lo ves como algo positivo?

Es que ha existido siempre, lo que pasa es que ahora quizás las marcas se dan cuenta. De hecho, toda la gente que está haciendo ahora alta costura y que está marcando las tendencias, desde Galliano, aunque no esté ahora por desgracia, hasta Heidi Slimane o Riccardo Tisci en Givenchy, es gente que viene del punk, y sabe lo que se hace en la calle y en los grupos musicales. Tienen todos una gran influencia de los grupos de rock y eso luego se retroalimenta, de repente ves a Marilyn Manson imagen de Saint Laurent. Siempre ha sido así, yo no creo que Elvis no fuera una imagen absoluta de moda, lo que pasa es que no se le ocurrió a ninguna marca usarlo como imagen.

- Quizás ahora también con Internet sea más fácil esta asociación, las marcas tienen a través de este canal un tirón impresionante.

Sí, a lo mejor ahora hay más posibilidades de difundir una imagen, por lo que es más importante tener una buena imagen.

- ¿De qué forma crees que la moda puede ayudarnos a expresar nuestra personalidad?

Pues totalmente. Yo no creo que haya nadie al margen de esto, ni siquiera esos que dicen "yo me pongo lo primero que encuentro", mentira. Porque para que eso esté en tu armario, algo habrá pasado, a no ser que seas una persona a la que le traen la ropa y se la colocan, tú te comprarás algo, y decidirás adoptar algo de alguien que te lo regala... no lo sé, pero tienes un criterio, aunque sea según tú, el no criterio, es un criterio. Y la forma de mostrarte ante los demás pasa por la ropa, por el maquillaje, por lo que dices... pasa por todo, es importantísima la imagen. Yo cuando salgo de la cama siento, le robo siempre la frase a Boy George, que "soy un huevo duro", ahí no hay nada. Hasta que me empiezo a vestir, maquillar, etc., y ahí, ya soy yo.

- ¿Y qué crees que es lo que dice tu imagen de ti?

No lo sé, porque estoy segura de que no dice lo mismo para dos personas. Porque una cosa es lo que tú veas, es como una televisión, tú pones un programa y para una señora es divertido, para un chico resulta un aburrimiento... y eso es lo que pasa contigo también.

- Mario se ha atrevido a probar suerte con el mundo del diseño profesionalmente. ¿Te ves tú haciendo lo mismo?

Yo de hecho diseño toda mi ropa desde hace muchos años. Little Joe, que es una marca que no existe, es (bueno, era) mi marca y la de un amigo, pero ya lo hemos dejado. En algún momento pensamos sacarla, pero yo no tengo tiempo. Con tener mi vestidos me basto y me sobro.