La fórmula del 8-8-8 para ser feliz, por Josef Ajram

Araceli Ocaña | Woman.es

Dice que su vida cambió cuando un amigo le dijo lo siguiente: que en la vida tenía que intentar trabajar 8 horas, dormir 8 horas y que, lo máximo a lo que podemos aspirar es a controlar el 33% de nuestra vida (las 8 horas restantes). Así se inventó su fórmula del 8-8-8.

Eso produjo ese 'clic' necesario para que Josef Ajram (experto en Bolsa y triatleta), que ya se estaba dedicando a lo que quería y le hacía feliz, invertir en Bolsa, se convirtiese en la estrella que hoy en día conocemos: carismático y sincero, Josef llama la atención por muchas cosas: "¿Sex symbol? Para nada," responde cuando le señalo que es una de las definiciones que he encontrado en internet buscando sobre él (y no confieso que, en persona, con su llamativa imagen dibujada a golpe de aguja en el estudio de tatuaje, se entiende a la perfección la etiqueta).

Pero Josef, que colabora con eBay para promocionar el artículo deportivo que hay disponible en sus estanterías virtuales (800 millones de productos están disponibles en la plataforma) y que ahora genera tanto interés, es más que sincero: "Bueno, puedo intuir que puedo ser algo de sex symbol entre el público gay, porque he sido tres veces portada de una revista especializada, pero en el público femenino... No sé."

Y así, dejando a un lado su imagen física, nos adentramos en terrenos más personales, dando paso al gran comunicador:

Deportista, broker, 'coach'... Mucho es lo que se dice sobre ti, ¿quién es Josef Ajram?

Josef Ajram es alguien que desde hace 16 años se dedica a la Bolsa, desde 1999, que hace 13 años decide crear su propia empresa simplemente buscando tener más tiempo libre y esa generación de tiempo libre le ofrece la posibilidad de hacer deporte, de viajar y competir por todo el mundo. Y ahora mismo estas son las dos patas a las que más tiempo dedico: al mundo financiero y a entrenar y competir. A estas alturas del año llevo ya 20 días de competición y es verdad que a veces no sabes si el deporte es una profesión o una pasión... Supongo que seguirá siendo una pasión.

¿Y para compaginarlo, para aguantar el ritmo, qué comes? Porque no se puede llevar una alimentación normal...

Claro. Para hacer este tipo de competiciones... Por ejemplo, hace tres días corrí 73 kilómetros, después, el viernes y sábado tuve una competición en bici... Entonces, para este tipo de competiciones tienes que tener el cuerpo muy bien preparado. Ya no es solo el entrenamiento directo sino también el indirecto, como yo lo llamo, que es el descanso, el dormir bien, estar saludable, comer bien... Hay un equipo detrás, en el que cada uno hace su función: yo tengo mi dietista, mi masajista, etc. Y al final ese equipo hace que estés bien.

¿Qué opinas de la fiebre por el deporte actual?

Me parece una de las pocas cosas positivas que ha traído la crisis. La crisis ha hecho que durante un tiempo importante alguno dude de su capacidad, de su talento, y la gente, literalmente, se ha echado a la calle a correr (también a ir en bicicleta, pero sobre todo a correr). Ha encontrado una válvula de escape barata porque, al final, te puedes comprar unas zapatillas deportivas (incluso desde tu móvil, como con eBay) y durante esos 40 minutos o una hora que corres pues no tienes problemas, estás con gente que comparte tu afición y a medida que eso se desarrolla aprendes unos valores que aplicas a tu profesión.

Tú que ya tienes larga trayectoria deportiva, ¿qué consejo le darías a alguien que acaba de empezar a correr? ¿Qué le dirías para motivarlo y que no tire la toalla?

Lo primero que le diría es que no tenga prisa: que no quiera hacer, en un año, el deporte que no ha hecho en los últimos diez. Que si realmente quiere que el deporte sea su forma de vida o un complemento de ésta los próximos años, que vaya disfrutando de cada etapa, que haga el deporte que le apetezca, que vaya paso a paso y que, simplemente, sea consciente de que es salud, que no hay que ganar las Olimpiadas, ni la maratón de Madrid ni nada... Simplemente hay que disfrutar, estar saludable e involucrar a la familia también: creo que es importante porque al final, dependiendo del deporte, son muchas horas las que estás fuera y es justo que ellos formen parte de tu historia.

Eso, en cuanto al deporte, ¿y para no tirar la toalla en el ámbito profesional? ¿Qué le dices a aquellos que dicen: "Ya no puedo más"?

El "ya no puedo más" no está mal. La dificultad de ese "ya no puedo más" es detectarlo a tiempo: creo que demasiada gente no se ha atrevido a decir "basta" antes. ¿Por qué? Porque se han esperado a que realmente les haya ido muy mal su negocio antes de reorientarlo. Siempre doy el mismo ejemplo: si abro una tienda para vender bicicletas y no vendo bicicletas en cinco meses, tengo que cambiar el negocio, no esperar a fundirme todos los recursos que tengo.

Yo creo que, a nivel deportivo o empresarial, hay que marcarse objetivos ambiciosos pero razonables, porque si no, lo que podía ser motivación se convierte en desmotivación por no poder alcanzarlo. Y luego tener la humildad y agilidad de ir modificando tu decisión si no es la idónea.

Y tú, ¿cómo te enfrentas a los retos? ¿Tienes un camino claro marcado o te vas marcando pequeñas metas?

Pequeñas metas. Al final, yo creo que fraccionarse metas, no pensar en una globalidad del objetivo es fundamental. Si has de correr 80 kilómetros, al kilómetro 20 te duelen las piernas, duele mucho, así que hay que engañar a la mente dándole recompensas y valorando tu esfuerzo. Y así llegas más lejos de lo que pensabas.

¿Y cuáles son las próximas?

A nivel deportivo, tengo una carrera en un mes que se llama Transpyr, que es una carrera por parejas de 7 etapas, de bicicleta de montaña, por los Pirineos, desde Rosas (Girona) a Hondarríbia (Guipúzcoa) y en lo profesional pues... Non stop! Bolsa, conferencias... Todo el rato.

Debe ser complicado compaginar el haberte convertido en un referente en el deporte, en la empresa, y además mantener ese 8-8-8, ¿no?

Hay que organizarse. Por ejemplo, hoy a las 6.15 estaba entrenando y luego he venido a Madrid. Vas a entrenar, coges el avión, duermes en el avión (porque dormir es muy importante para recuperar). Y así, vas reorganizándote. Cuando hay viaje es más difícil pero luego al volver a casa vuelvo a entrenar.

Y antes has hecho mención de pasada. Tú que no tienes tiempo, que andas siempre de viaje, ¿eres usuario de eBay? ¿Qué crees que puede encontrar un deportista en este gran, inmenso, mercado?

Es que en eBay lo puedes encontrar todo... Esta reorientación que está experimentando en los últimos años, de ya no solo subastas sino de compra directa es, creo, muy interesante. Especialmente para el hombre o la mujer de hoy en día que no tiene una hora para ir a la tienda a comprar un producto, así que la facilidad de las aplicaciones móviles (yo soy muy fan), la comodidad de que en tres golpes puedes comprar una bicicleta o unas zapatillas, lo que necesites para hacer deporte pues yo creo que está muy bien valorada por, cada vez, más gente. Cualquier cosa que necesites, es impresionante la facilidad, porque además hay cosas de todo el mundo incluso cosas que aquí no encuentras.