GETTY

Kylie Jenner recuerda cómo fue su depresión posparto: "Lloraba sin parar"

Hulu ha hecho un adelanto de lo nuevo de 'Las Kardashian'

Noelia Murillo

Desde que Kylie Jenner fuese madre por segunda vez, las noticias sobre su maternidad no han cesado. En primer lugar, porque desveló que en esta gestación había engordado un total de 27 kilos (60 libras fue lo que concretó a través de sus redes sociales) y que a principios de mayo, tan solo tres meses después de dar a luz al bebé, había logrado bajar 18 de ellos. "Solo intento estar sana y paciente. Caminar y pilates es mi combinación favorita", dijo entonces. Lo del nombre del bebé también generó cierta sensación.

Y es que la empresaria cambió el nombre del hijo que había tenido con Travis Scott un mes después de nacer. A pesar de que inicialmente lo llamó Wolf (que significa 'lobo', en castellano), anunció a través de sus Historias que no encontraban mucho 'feeling' con él y que habían preferido cambiárselo, sin indicar cuál sería el nombre que iba a recibir su hijo a partir de entonces. Ahora, ha vuelto a tratar el tema del bebé, según hemos podido comprobar en uno de los anuncios de la segunda temporada de 'Las Kardashian'.

INSTAGRAM

"Debería estar feliz ahora mismo, acabo de tener un bebé", confiesa que pensó en su momento. Sin embargo, reconoce que en su momento esa felicidad no abundaba. "Lloré sin parar durante semanas", añade, asegurando que eso no ha sido lo único con lo que lo ha pasado mal. "He estado lidiando con toneladas de dolor de espalda y de rodillas esta vez, así que ha ralentizado mis entrenamientos. Solo quería volver a mi día a día contándolo porque creo que otras mamás están pasando por lo mismo en este momento, pueden buscar en internet y ver que parece mucho más fácil para otras personas", asegura.

-Kylie Jenner, sobre su segundo parto: "Ha sido muy duro mental, física y espiritualmente"

-Kylie Jenner desvela cuánto engordó en su segundo embarazo y cómo se ha recuperado

Esta no es la primera vez que la 'influencer' habla de lo mal que lo pasó en su segundo embarazo, en un alarde de sinceridad pocas veces visto en su persona, puesto que su anterior embarazo, el de la pequeña Stormi, lo llevó con sumo hermetismo y sin apenas hacer referencia a él hasta su nacimiento. "Solo quiero decirles a las mamás que están en post-parto que el post-parto no ha sido fácil, ha sido muy duro", reconoció ante sus 'followers' hace unos meses. "Esta experiencia, para mí, personalmente, ha sido un poco más dura que con mi hija", puntualizó con el formato de Historias de Instagram.

"No es fácil mental, física y espiritualmente, es una locura. No quería simplemente volver a la vida sin decir esto, porque creo que podemos buscar en internet y podría parecer mucho más fácil provocando presión sobre nosotros, pero tampoco ha sido fácil para mí", añadió, declarando que "está bien no estar bien" y que las mujeres que se vean en esta situación deberían dejar de presionarse a sí mismas en estas circunstancias. Nada mejor que el testimonio de un personaje público para empatizar con esta situación.