Dax Shepard y Kristen Bell | GETTY

Kristen Bell y Dax revelan que es lo que no se esperaban (y menos les gusta) de la paternidad

La pareja ha hablado sobre las partes más desagradables de ser padres, cosas que nunca se imaginaron que serían de tal manera.

María Viéitez

En su entrevista más reciente con People y la revista Parents, Kristen Bell y Dax Shepard no se han dejado nada en el tintero. En una relajada conversación entre ambos, la pareja ha revelado cuáles son las cosas que menos les agradan de ser padres, cosas con las que no se esperaban tener que lidiar a pesar de que ahora comprenden que forman parte de cualquier unidad familiar con hijos.

Kristen Bell y Dax Shepard comparten dos hijos: Lincoln, de 8 años, y Delta, de 6. Y aunque ya están más que acostumbrados a la paternidad y, más o menos, se manejan con los pequeños, confiesan que todavía les queda mucho camino por recorrer.

La pareja ha revelado en su entrevista más reciente con People que nunca se imaginaron que tendrían que lidiar con determinadas cosas que ahora han pasado a formar parte de su día a día. Entre los muchos ejemplos, los actores reconocieron que el ruido es una de las cosas que más les molesta. En concreto, Bell ha reconocido que nunca se imaginó que tendría que permitir que su hogar fuera tan "ruidoso".

- Reese Witherspoon y la caricatura sexista que la hizo llorar: "Los medios pueden ser un castigo"

- Mila Kunis y Ashton Kutcher sí bañan a sus hijos (y este vídeo lo demuestra)

"Supongo que pensé que eran personas más pequeñas, ¿no? Que serían menos ruidosos. Y no lo son", explicó la madre de 41 años. "El volumen de un niño es 3 veces mayor que el de una persona normal, y el problema no es sólo el volumen, sino la constancia del ruido. Es como tener la NPR [Radio Pública Nacional en eStados Unidos] encendida todo el tiempo, es decir, dos emisoras de NPR encendidas todo el tiempo, pero como si todo fueran preguntas. Sin respuestas, sin historias divertidas, sólo preguntas. Y eso es mucho", compartió.

Para Shepard es el desorden lo que encuentra más difícil de digerir. El actor de 46 años señaló lo importante que es para cualquier persona que esté a punto de ser padre o madre el entender que, desde que el bebé nazca, el desorden pasará a formar parte de sus vidas.

"Ojalá alguien me hubiera hecho saber que nunca volveré a tener nada bonito. Eso habría sido un buen aviso", dice. "Si te gusta que no haya migas ni juguetes en el suelo, despídete de ello. Cuanto antes aceptes que vas a vivir en una pocilga y que todo estará vagamente roto, más rápido podrás aceptarlo, más feliz será la experiencia. Luchamos durante unos seis meses", contó.

Pero Bell sostiene que todo merece la pena y que la mejor forma de afrontar la paternidad es con un enfoque relajado. "No merece la pena el estrés. Tienes que rendirte, porque si te pasas todo el tiempo organizando, vas a perder y te vas a fatigar mentalmente. Entonces tus hijos ven que estás estresado porque vuestros objetos están en lugares diferentes". Y continuó: "Entonces tienes que decir: 'Estoy aquí para pasar tiempo con estas personitas y disfrutarlas y quererlas'. Los objetos acabarán encontrando su camino de vuelta", reflexionó la actriz.