GETTY

Kim Catrall, sobre Samantha Jones en 'Sexo en nueva York': "Era el momento de hacer que el sexo volviera a ser positivo"

La actriz ha confesado que ni fue reclamada para el 'spin-off' ni se arrepiente por ello

Noelia Murillo

Hay actores y actrices que jamás dejaremos de asociar a los papeles que les catapultaron al éxito. Desde Emma Watson como Hermione Granger hasta Hilary Duff como Lizzie McGuire, pasando por Selena Gómez como Alex Russo, Blake Lively como Serena Van der Woodsen o Miley Cyrus como Hannah Montana, resultaría imposible concebir su éxito sin pensar en sus antecedentes en la pantalla.

Lo mismo ocurre con Kim Cattrall en 'Sexo en Nueva York', un personaje tan controvertido como inolvidable, precisamente por haber acabado con los convencionalismos y creado su propia personalidad. Tan querida como criticada y, en algunas ocasiones tachada de egocéntrica, narcisista y superficial, no cabe duda de que Samantha Jones era el personaje que necesitábamos en una época en la que el sexo estaba muy mal visto.

Sobre la influencia de su rol en la serie creada por Darren Star y su ausencia en el 'spin-off' de la serie, 'And Just Like That...' ha hablado en una entrevista para Variety, donde ha detallado lo que significó para ella ponerse en la piel de un personaje de gran envergadura como este. "Era el momento de salir del SIDA y hacer que el sexo volviera a ser positivo. Había muchos paralelismos entre mi crecimiento como actriz y ese personaje", ha declarado al recordar a la mujer en la que vivió, literalmente, durante seis temporadas. 

-Kim Cattrall vuelve a ser Samantha Jones, pero no como te gustaría

-Kim Cattrall carga contra 'And Just Like That...'

En esta entrevista también ha desvelado que interpretar ese papel fue muy duro para ella, ya que en 2004 pasó por una ruptura sentimental, a la vez que en la serie demostraba ser una mujer ajena a ese tipo de emociones. "A veces no sé cómo lo hacía, porque me daba mucho miedo. Sentó que era una serie sobre mujeres solteras y que me eligieron como la 'fiera', algo que no se volvió tan positivo como otros aspectos", ha relatado, asegurando que nunca sintió que lo que hacía formara parte de su carácter.

Con ello, ha aprovechado para revelar que nunca le "pidieron que formara parte de la serie" posterior a 'Sexo en Nueva York' y que cree que se debe a que dejó muy claro que no quería participar en la trama tras la posibilidad de rodar una tercera película. "Me enteré como todos los demás: en las redes sociales", ha añadido y ha asegurado que "la serie es básicamente la tercera película. Así de creativo fue".

"Hubiera preferido que todos tuviéramos algún tipo de excusa para justificar una tercera película. Eso no sucedió, pero tampoco pasa nada. Esto es lo que deseaba: estar en diferentes lugares interpretando distintos personajes porque soy una actriz de personajes", ha declarado, narrando a su vez cómo fue el momento en que los medios supieron que no formaría parte del 'spin-off' de la serie. "Fue difícil y aterrador: levantarse y ser intimidado por la prensa y los fanáticos y decir que estaba bien. Fue genial trabajar allí, los disfruté mucho, pero ahora estoy en otras cosas", ha puntualizado.

Finalmente, la actriz, que ha presentado hace poco 'Cómo conocí a vuestro padre' ha insistido en que todos los personajes "deben crecer [en la pantalla] o morir". "Cuando terminó la serie, pensé que fue algo inteligente. Después se hizo una película para atar cabos sueltos. Y, luego, otra. ¿Y luego otra? Me dije a mí misma: 'Hasta aquí'", ha aclarado, asegurando que, aunque inicialmente llegó a rechazar este papel hasta en tres ocasiones, siente mucho orgullo por ese personaje. "La amaba", ha rematado.