Katie Holmes es libre

Después de anunciar su divorcio con Tom Cruise, la actriz reclama la custodia de Suri, su hija en común. La pareja no quiere llegar a los tribunales, ¿se solucionará?

Marion Galy-Ramounot

Por coincidencia o signo cienciológico, la guapa Katie ha plantado al gurú Tom con 33 años, la misma edad a la que Mimi Rogers y Nicole Kidman lo dejaron. Katie reclama la custodia exclusiva de su hija Suri y una manutención para poder mantener a la pequeña estrella, una de las baby stars más influentes del mundo en la moda infantil. Y es que esta niña marca tendencia allí donde va.

Por lo que se sabe, parece que las aguas vuelven a su cauce en la separación de Tom y Katie. Tras la sorprendente noticia de su divorcio (pues todos pensábamos que se trataba de una sólida pareja desde que se casaron en 2066) y la solicitud de 'custodia urgente' de Suri por parte de la actriz, ambas partes podrían haberse apaciguado y sentado a negociar algunos aspectos, como sus bienes comunes y el régimen de visitas. La ya ex pareja pretende evitar así que los detalles de su matrimonio se aireen en los tribunales.

En medio del rodaje de una película en Islandia, Tom ha regresado a Los Angeles, aunque manteniendo el silencio sobre su divorcio. Su abogado ha subrayado que el actor pretende que siga siendo un asunto privado. De hecho, el propio Tom no quiere que se emita ningún comunicado hasta hablar personalmente con su ya exmujer.