Juana Acosta: "Soy una mujer feliz y plena y, al final, todo se plasma"

Entrevistamos la actriz colombiana Juana Acosta, con motivo del estreno de su última película, 'Tiempo sin aire', que protagoniza a través del personaje de María, una madre que busca, por todos los medios, la venganza de la muerte de su hija durante un conflicto bélico en Colombia.

Garbiñe Continente | Woman.es

'Tiempo sin aire' es una película con una historia realmente dura, ¿qué te ha aportado interpretar a ese personaje que sufre tanto, a nivel personal y profesional?

María es una mujer que, al no poder elaborar su duelo, se va por el camino de la venganza. Es un animal herido que responde a esa pulsión animal que tenemos todos los humanos cuando, de repente, nos vemos en una situación tan delicada como en la que se ve María, que es perder a una hija de esa manera tan violenta. A mi me parece muy importante en esta historia que esté contada desde el punto de vista de la víctima, y no del victimario. Me parece que es fundamental que se hable de las víctimas, porque es algo reparador y, en este caso, el cine también es reparador.

A mí me dio la posibilidad de entrar en la cabeza de una mujer que está absolutamente rota por el dolor y que, para cualquier actriz, es un personaje muy rico. Es un personaje con unas circunstancias muy complejas y, en definitiva, un personaje que llega con estas características es un regalo.

Tú, como colombiana, ¿crees que ‘Tiempo sin aire’ plasma la realidad de lo que es, o lo que ha sido Colombia?

A mí me parece muy importante situar la película en el momento en el que se desarrolla, que no es hoy. Hoy Colombia está pasando por un momento de crecimiento económico, de crecimiento social y cultural, estamos en un intento de negociación de paz en el que yo estoy cruzando los dedos para que esto vaya a buen puerto, tras 50 años de guerra civil en el país.

Y se sitúa en algo muy concreto, en los paramilitares, que es algo muy distinto de la guerrilla. El conflicto es muy complejo, y es muy importante situarlo en el momento en el que pasa. El hecho sucede a principios del año 2000, una época donde pasaban este tipo de cosas.

En ese sentido, creo que está muy bien reflejado, sobretodo porque no creo que los directores quisieran hablar del conflicto colombiano, ya que esto pudo haber pasado en cualquier país que esté en conflicto en el mundo. Por eso, la reflexión va mucho más allá. Tiene que ver con cómo se rompe ese círculo de violencia, cómo un acto violento desemboca en otro más violento y el hecho de encontrar dónde está el límite; cómo se corta ese círculo. Esa me parece una reflexión muy importante, así como darle la voz a las víctimas.

¿Notas grandes diferencias entre los valores colombianos y los españoles? Tú que tienes una hija española, ¿te gusta transmitirle esos valores?

¡Por supuesto! Esos valores se los transmito todos los días, porque yo soy colombiana, y es imposible no hacerlo. Mi hija es una mezcla de Colombia, Argentina y crecida en España. Ella, además, se siente muy madrileña. Pero sí que es verdad que las profesoras en el colegio me dicen que Lola es muy amorosa. Hay algo en el carácter del colombiano que es muy amoroso y, es curioso, porque hemos tenido que vivir circunstancias muy duras y es un país que lleva 50 años sumido en una guerra civil muy compleja. Sin embargo, los colombianos somos personas que nos agarramos a la vida, y hay una alegría innata… yo creo que tiene que ver con que hemos tenido la muerte tan cerca que le damos mucho valor a la vida y la alegría.

Yo soy muy familiar, tengo una familia muy grande y muy unida y yo llevo a mi hija a Colombia todos los años y le encanta estar allí, compartir con sus primas… ¡se vuelve medio colombiana cuando está allí! Pero ella es feliz de ser española y a mi eso me encanta.

Por otro lado, eres uno de los rostros más deseados del panorama cinematográfico, ¿cuáles son tus cuidados diarios? ¿Qué es lo que nunca falta en el neceser de Juana Acosta?

Mis cuidados diarios son muy básicos. Intento hidratarme mucho, tomar mucha agua… ¡Me fascina el agua! Es mi bebida favorita, siempre me ha encantado.

Pero, además, me desmaquillo todas las noches, nunca me voy a dormir maquillada. Y me gusta ir variando de cremas, no me caso con ninguna, funciono por épocas. Me gusta limpiarme e hidratarme bien pero no soy nada obsesiva, lo llevo de forma relajada.

En cuanto a mis productos, como ya he dicho antes, voy cambiando. Pero, en este momento, me gusta muchísimo la crema de Natura Bisse; estoy también con Kiehl's, que tienen un aceite para noche y otro para día con vitamina E, que calienta la piel y hace efecto lifting. Luego, todos los días me gusta echarme una base muy ligera (a veces incluso es una BB Cream), un poquito de colorete de MAC, máscara de pestañas antes de salir y me aplico caléndula en los labios, que es un producto natural que me traen de Colombia, y un poquito de color. Soy bastante básica, no me gusta maquillarme mucho. Donde sí que me gusta arriesgar es en la alfombra roja, ahí sí que me lanzo, y ahí sí que me gusta probar diferentes maquillajes y probar diferentes looks. Mi estado de ánimo también suele marcar los colores y el look que finalmente decido.

Como te digo, en mis cuidados diarios soy muy básica pero, realmente, creo que este viene desde dentro. Todo se refleja y yo me considero una mujer feliz y plena y, al final, creo que eso se plasma.

A la hora de escoger tus looks, sabemos que te gusta arriesgar en la alfombra roja… ¿cómo eliges esos looks para cada evento, cada alfombra…?

Dependiendo del evento y dependiendo de las posibilidades que tenga. Tengo un estilista con el que trabajo desde hace varios años. Se llama Freddy Alonso y me conoce muy bien. Yo soy muy exigente, no me contento con cualquier cosa y tampoco me gusta ir disfrazada. Me gusta que tenga que ver conmigo, que yo me sienta cómoda, y lo veo muy fácil, soy muy rápida a la hora de elegir. En cuanto tengo las opciones ya sé más o menos qué me sienta bien y qué no, y me decido muy fácil. Y ya, en cuanto tengo el vestido, sé cuál será el maquillaje y el pelo que creo que le conviene.

En ese sentido, no me lo tomo como algo aburrido, creo que es un juego, me divierte, me lo paso bien haciéndolo, pero tampoco le dedico más tiempo ni importancia de la que tiene. Me gusta jugar con la moda, me gusta arriesgar, y es algo que me ha ido interesando a medida que he ido cumpliendo años.