GETTY

Joan Collins narra su propio infierno en un documental autobiográfico

En 'This Is Joan Collins', la actriz de 'Dinastía' habla de su primer marido

Noelia Murillo

En muchas ocasiones, creemos que el hecho de que algunas personas se dediquen al mundo del espectáculo hace que tengan, como se suele decir, la vida resuelta. Nada más lejos de la realidad: dentro de esta industria la competitividad es uno de los rasgos principales que marca el devenir de las estrellas y el interés por parte del público es efímero y cambiante.

A pesar de las circunstancias hay quienes se han sabido mantener en pie y lo han hecho por méritos propios. Es el caso de Joan Collins, que convirtió a la villana de Dinastía, Alexis Colby, en uno de los personajes más queridos (a pesar de sus intenciones) y recordados de la pequeña pantalla. Debido a sus diferentes apariciones en alfombras rojas y premieres, la actriz ha seguido en el candelero y es ahora cuando ha estrenado su documental autobiográfico This Is Joan Collins.

No podría haber elegido un título mejor para este, puesto que la intérprete se muestra tal y como es, sin florituras y con la intención de contarlo todo. A lo largo de este, que se ha emitido en la televisión británica con motivo de Año Nuevo en el segundo canal de la BBC, Joan confiesa algunos de los episodios más duros de su vida y más de uno ha sentido un escalofrío al escucharlos.

-Selma Blair estrena su documental autobiográfico

-Si eres fan de Grace Kelly, no te pierdas este documental

La actriz de 88 años ha confesado cómo fue el primer encuentro con el que se convertiría en su primer marido, Maxwell Reed. Conoció al también actor irlandés cuando aún era una adolescente. "Él tenía 31 años y yo 17... y era virgen. Sabía que eso causaría problemas en casa", comenta en el documental. A pesar de ello, decidió darle una oportunidad.

aaa
Ron Case / GETTY

Al parecer, quedaron en casa de él y le invitó a beber ron con coca cola que había adulterado con drogas. Eso es lo único que recuerda la actriz antes de un momento de película de terror. "Lo siguiente que recuerdo fue que estaba tirada en el sofá y él me estaba violando. En aquellos días, mi madre habría dicho que 'se aprovecharon de mí'. Ahora lo llamamos violación durante una cita", narra en This Is Joan Collins.

A pesar de ello, la actriz continuó viéndole y, finalmente, aceptó casarse con él. "Si no hubiera sido tan inocente sobre el sexo y la forma en que deberían ser las cosas, no lo habría hecho, pero tenía un fuerte sentimiento de culpa, así que lo hice", admite, antes de contar que su luna de miel fue un auténtico desastre y que en la pareja las apariencias nada tenían que ver con cómo se encontraban en realidad.

No contento con este desagradable episodio, Maxwell, incluso, quiso aprovecharse de la fama de la actriz para ganar más dinero intentando que se acostara con un jeque árabe. "Max me dijo: 'Te pagará 10.000 libras por una noche y hasta puedo mirar'. Observé a mi guapo y detestable marido y comencé a llorar. ¡Ni en un millón de años!", rememora con tristeza.