GETTY

Jessica Simpson celebra cuatro años sobria: "La bebida no era el problema, lo era yo"

La cantante ha compartido una imagen en la que está irreconocible

Noelia Murillo

En los últimos años, los usuarios de redes sociales han encontrado una buena forma de abrirse a los demás a través de Instagram. Si bien es cierto que es una aplicación que ofrece diferentes modos de contar algo, ya sea a través de sus 'stories' o sus 'reels', muchas de estas personas eligen su 'feed' para expayarse y contar sus vivencias de un modo más profundo... y real.

Es eso, la realidad, lo que desprende la última publicación de Jesica Simpson. La cantante ha compartido una imagen con la que busca acabar con el estigma social del alcoholismo y lo ha hecho con una fotografía en la que se muestra al natural, tal y como es. En ella aparece sin maquillar y con lo que parece ser un pijama para contar a sus seguidores cómo han sido estos últimos cuatro años para ella.

-Chrissy Teigen celebra su etapa de sobriedad más larga

"Esta persona, en la madrugada del 1 de noviembre de 2017 es una versión irreconocible de mí misma. Tenía mucho que descubrir y explorar. Sabía que, en ese momento, iba a recuperar mi luz, mostrar la victoria sobre mi batalla interna de autoestima y enfrentarme a este mundo con una claridad penetrante", ha indicado al comienzo del texto.

A continuación, la cantante de 'Sweet Kisses' ha hablado de su adicción al alcohol y cómo ésta le afectaba a diario, principalmente en su esfera privada. "Para seguir adelante necesitaba dejar de beber alcohol, porque mantenía mi mente y mi corazón dando vueltlas en la misma dirección y, sinceramente, estaba agotada. Quería sentir el dolor para poder llevarlo como una insignia de honor", ha reconocido.

Además de mostrarse muy sorprendida por el paso del tiempo, ya que ella ha vivido estos cuatro años "como si fueran dos", Jessica ha hecho énfasis en destacar el problema social que hay con respecto a esta adicción. "Hay un gran estigma alrededor de la palabra alcoholismo o la etiqueta de alcohólico. El verdadero trabajo que necesitaba en mi vida era aceptar el fracaso, el dolor y el autosabotaje. La bebida no era el problema, lo era yo", ha desvelado.

La artista ha hablado acerca de la importancia del autoestima y de cómo el hecho de no reforzarla puede llegar a tener consecuencias fatales. "No me amaba a mí misma. No respetaba mi propio poder. Hoy lo hago. He hecho las paces con los miedos y he aceptado los aspectos de mi vida que son tristes", ha contado antes de asegurar a sus 'followers': 'Soy libre'.

Esta no ha sido la primera vez que la cantante ha contado cómo cambió su vida debido al alcohol. El pasado enero de 2020, desveló para 'People' que su peor momento tuvo lugar en Halloween de 2017, cuando no pudo disfrazar a sus hijos debido a su grave estado de embriaguez. "Estaba aterrorizada por que me vieran de esa forma. Me avergüenza decir que no sé quién se encargó de vestirles aquella noche", confesó.