GETTY

Jane Fonda se sincera sobre la muerte: "No me molesta tanto"

La actriz acaba de presentar la nueva temporada de 'Grace & Frankie'

Noelia Murillo

A sus casi 85 años, Jane Fonda reconoce estar en uno de los mejores momentos de su vida. A esa edad, debe ser difícil escoger un momento determinante como este, pero basta con saber que acaba de presentar la nueva temporada de su serie de Netflix 'Grace & Frankie' para determinar que es una buena etapa vital. Lo es por lo que está viviendo, una nueva forma de formar parte de la industria del audiovisual, y también porque está quitándose varios pesos de encima con ciertas confesiones.

Porque la actriz nunca ha tenido reparo acerca de hablar de su vida (de hecho, lo hace en unas memorias publicadas en 2005, llamadas 'Mi vida hasta ahora'), pero es ahora cuando siente que no tiene nada que perder y que quiere ir a por todas sin miedo a nada, incluido el final de sus días. En una reciente entrevista para CBS, la que fuera estrella de la pequeña pantalla con rutinas aeróbicas, ha confesado que sabe que ello llegará pronto, pero que la vejez no puede detenerla.

"Soy muy consciente de que estoy más cerca de la muerte. Y realmente no me molesta tanto. ¡Lo que me molesta es que mi cuerpo no es mío!", ha comentado en la promoción de esta serie, donde ha desvelado que no se reconoce delante de un espejo. A pesar de ello, es feliz por lo que hace y sabe que no todo el mundo está dispuesto a ello. "El hecho es que si estás vivo y trabajando, wow. ¿a quién le importan cómo tengo mis viejas articulaciones? ¿Quiere decir que ya no puedo esquiar, ir en bicicleta o correr? ¡Puedes ser muy viejo a los 60 y muy joven a los 85!", ha puntualizado la también protagonista de 'La madre del novio'.

-Jane Fonda retoma sus vídeos de ejercicios a sus 82 años

-Jane Fonda confiesa que todavía necesita la aprobación masculina

Como decíamos, la actriz se encuentra inmersa en un momento de revelaciones en las que también ha incluido a su padre, el actor Peter Fonda, a quien vimos brillar en producciones como '12 hombres sin piedad'. En otra entrevista concedida para Vanity Fair, la actriz ha admitido que una de las mejores experiencias de su vida vino gracias a su trabajo como productora en 'El estanque dorado', donde el actor, ya muy deteriorado por sus problemas de salud, actuó junto a Katharine Hepburn. "Mi padre estaba enfermo y sabía que no iba a vivir mucho más tiempo. Hacer esa película fue una manera de abordar nuestra complicadísima relación", ha asegurado.

Según ha detallado Jane Fonda, trabajar junto a su progenitor "era como vivir con él". "No recibías mucha información, no hablaba demasiado, no quería que le molestaran", ha puntualizado. Sin embargo, gracias a esta película, tuvo la oportunidad de conocerle mejor, teniendo en cuenta que era un hombre al que veneraba. "Consigo producir su película y actuar a su lado. Y consigo que el guion nos haga decirnos cosas que jamás hubiésemos sido capaces de decirnos en la vida real. Y esa película nos reconcilia. Y no solo eso: esa película que yo produzco le acaba dando un Oscar", ha recordado. El actor falleció tan solo cinco meses después de aquella experiencia.