Iman y David Bowie | GETTY

Iman homenajea a David Bowie con su nuevo proyecto: "Mi amor vive en mi memoria"

La modelo y el cantante se convirtieron en una pareja icónica unida por un amor incondicional. Por ello, ha confesado que nunca podría volver a casarse.

María Viéitez

Iman y Bowie se conocieron en una cita a ciegas organizada por un amigo común en Los Ángeles. Él era el genio del rock and roll y ella, una supermodelo cuya belleza e inteligencia encandilaron al mundo entero.

En su entrevista más reciente y tras casi seis años desde la muerte del artista, Iman ha confesado que nunca olvidará el amor que les une todavía hoy, motivo por el que sabe que nunca e volverá a casar.

Iman y David Bowie | GETTY

"David dijo que fue amor a primera vista", ha contado Iman, que ahora tiene 66 años, a la revista People. "Me costó unos meses, pero lo conseguí".

Bowie y Zara Mohamed Abdulmajid, nombre real de la modelo, se casaron en Florencia, Italia, el 6 de junio de 1992. Desde que se publicaron las primeras imágenes de ellos juntos, se convirtieron en un icono. Eran únicos, deslumbraban.

Durante muchos años fueron felices en Nueva York junto con su hija Alexandria, a medio camino entre la privacidad y la vida pública. "Le conocí como el hombre, David Jones, su verdadero nombre, y no como la estrella del rock", ha dicho la modelo.

La suya fue una historia de amor privada y, tras la muerte del artista, en enero de 2016 tras varios años padeciendo cáncer, la modelo se mantuvo alejada de las cámaras. Sin embargo, ha decido regresar a la vida pública, en esta ocasión para promocionar su primera fragancia, llamada Love Memoir. Con ella, Iman quiere homenajear su "épico romance."

Encontró la inspiración para esta fragancia pasando largos días en la casa de campo en la que tanto tiempo solía pasar con David. "Me ponía muy triste y volvía corriendo a la ciudad. Creía que había procesado [la pérdida], pero no era así", comparte la modelo.

Allí, encontró el consuelo en sus cuadros, los libros y las ardientes puestas de sol que solía ver con su marido. En esas ocasiones, apreciaba el perfume favorito de Bowie, Grey Vetiver de Tom Ford, una fragancia que se entrelazaba con la bergamota de la Toscana, donde se casaron. El resultado, que es su perfume, es, según explica, "un monumento al amor eterno".

Iman y David Bowie | GETTY

La inteligencia, la amabilidad y la belleza de Bowie fue lo que enamoró a Iman. "David era más que guapo. Rezumaba carisma", dijo la modelo. Pero también la manera en la que siempre la apoyó. Su confianza fue, de hecho, uno de los motivos por los que Iman consiguió funda su línea de cosméticos, una de las primeras marcas inclusivas.

"David era muy consciente de la desigualdad racial", recuerda Iman. "Hay un famoso vídeo suyo en la MTV en el que se pregunta por qué no contratan o presentan a músicos negros. Era muy ilustrado". Y continúa: "Con él me sentía apreciado. Querida y segura".

Ahora que se ha ido, dice Iman, "Hay días que son más duros que otros, pero los recuerdos no son todos tristes, no solo se trata de pensar que esa persona ya no está aquí. Los recuerdos, ahora, me hacen pensar en lo genial que era".

Por eso, no piensa en la posibilidad de volver a casarse. Según cuenta, su hija, a la que llama Lexi, le preguntó qué pensaba sobre la idea de volver a casarse, a lo que ella respondió: "Le dije: 'No, no lo haré'. Sigo sintiéndome casada. Hace unos años alguien se refirió a David como mi difunto marido y yo dije: 'No, no es mi difunto marido. Es mi marido'".

Y concluyó: "Siento su presencia, especialmente cuando miro las gloriosas puestas de sol en nuestra casa, porque a David le encantan las puestas de sol. Está siempre presente. A través de mi memoria, mi amor vive".