Golden girl

Del set de 007 al de Swarovski. Bérénice Marlohe es la nueva chica Bond.

Carmen Melgar

Su padre le regaló dos brazaletes para darle suerte en el trabajo meses antes de encontrarse con Mr. Bond... ¡En persona!
Bérénice Marlohe es Sévérine, la malvada de ‘Skyfall’, la nueva entrega de 007. Conócela.

¿Qué significa para tu carrera ser la imagen de una marca icónica como Swarovski?
Es un honor que me hayan elegido. Admiro la creatividad y la belleza de los productos. La creatividad para mí es muy importante, por eso estoy feliz. Pero en lo que se refiere a mi carrera, es un campo diferente. Estoy trabajando mucho en la interpretación. Soy muy perfeccionista.

Este año, además, interpretas otro papel icónico, el de mala en ‘Skyfall’, la nueva entrega de James Bond.
Ser parte de esta aventura, con tantas personas maravillosas trabajando en ella, ha sido único. Recordaré al equipo toda mi vida.

¿Cómo descubriste que querías ser actriz?
Fue hace siete años. Estaba fascinada con Gena Rowlands, Christopher Walken, Terry Gilliam.

¿Cómo ha sido convertirse en una femme fatale?
Para mí, una mujer fatal tiene que tener, lo primero, cerebro, corazón, personalidad, sustancia, una buena filosofía de vida, respeto a los demás... Si con todos estos criterios la gente me ve como una femme fatale, seré feliz.

¿Qué tienes en común con Sévérine, tu papel en oo7?
Mucho. Yo la he creado, es mi bebé. Somos diferentes, pero en esencia, iguales.

Kim Basinger, Ursula Andress, Halle Berry, Grace Jones... ¿Qué has aprendido de otras chicas Bond?
Nada. Las admiro por su talento y su belleza, pero he creado un personaje único que no copia.

Todas las chicas Bond tienen cuerpos esculturales, ¿cómo sientes el culto al cuerpo? ¿Es una carga?
La gente debería de cultivar su mente, su corazón, el amor y el respeto más que todo lo superficial. La belleza es el ser que eres. Yo no pienso que soy externamente guapa, o fea. Yo pienso en escuchar mis instintos, mi corazón, el amor a mi familia y construir cosas bonitas para mí y para ellos. Hay que cultivar el jardín secreto y convertirte en un ser humano mejor y mejor cada segundo de tu vida que pasa.

¿Cuáles son tus secretos de belleza?
Escucho música clásica, voy a admirar obras de arte en los museos, como de forma saludable, disfruto de la vida, de los momentos preciosos con la familia... Si intentas nutrir y alimentar tu espiritualidad, la belleza llega sola.