GETTY

En Stand, by Dita Von Teese

La reina del burlesque se ha tomado un año sabático, lejos del escenario. Nos lo contó en Madrid, donde amadrinó la fiesta de Belvedere Vodka.

Ester Aguado | Woman.es

Siempre ha confesado que uno de sus sueños es tener niños, aunque le dé pavor quedarse embarazada. Quizás ha llegado el momento. Lo seguro es que la bailarina se ha tomado 2015 como un año sabático. Así que de momento no tendremos más “Burlesque: Strip strip hooray!” sobre un escenario... Aunque aún nos quedan sus facetas de actriz, cantante, modelo (de Jean Paul Gaultier), diseñadora de lencería y escritora. Tenemos Dita para rato.

¿Cómo interpretamos eso?

Aún no me retiro, ¿eh?, pero me quiero dar un respiro y este año no bailaré, aunque continúe diseñando mi colección de lencería, ultimando mi libro de maquillaje y colaborando con marcas de belleza y de moda. La solidaridad tampoco la dejo a un lado, claro. Es la única forma de sentirse bonita por dentro.

Con los años, se va diluyendo el misterio en torno a tu figura y empiezas a desvelar secretos...

Bueno, voy perdiendo timidez y ganando seguridad en mí misma (risas). Cuando empecé, la única forma de sentirme sexy era crear un personaje con glamour. Yo no nací así (de hecho, soy rubia natural)... mi personaje y mis shows son el resultado de un largo y duro trabajo. Casi nadie lo sabe, pero yo creo de principio a fin todos mis espectáculos: música, luces, vestuario...

¿No resulta agotador estar siempre perfecta?

Quizá no lo parezca, pero tengo diferentes grados de estar perfecta. Hay días que me pongo unas gafas de sol grandes, los labios rojos y salgo a pasear con mis perros en bailarinas. Soy de las que creen que es de mala educación salir con vaqueros rotos, sin peinar y con un vaso de Starbucks en la mano.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Estoy diseñando una línea de trajes de baño y mi colección de maquillaje, otra de mis grandes pasiones, junto con la porcelana china o los coches vintage.