dontjudgechallenge15 / INSTAGRAM

#DontJudgeChallenge, la moda que revoluciona a los adolescentes

Araceli Ocaña | Woman.es

Todo comenzó hace un año con el #IceBucketChallenge: la participación de famosos, la novedad y su fin solidario (posiblemente en este orden) hicieron que se propagase rápidamente y, de hecho, durase varias semanas. Sin embargo, también sirvió para descubrir que las redes sociales pueden dar cabida a diferentes modas, retos y prácticas de todo tipo. A veces, con un buen fin, otras con fines equivocados y, en ocasiones, con un poco de todo.

Después del #KylieJennerChallenge o del #SunBurnArt (las modas de dejarse los labios como la hermana de Kim Kardashian o quemarse haciendo dibujos en la piel, respectivamente), una nueva moda triunfa entre los adolescentes de todo el mundo (en Instagram se acumulan más de 50.000 publicaciones bajo el hashtag): #DontJudgeChallenge.

¿En qué consiste? Se basa en la expresión inglesa "Don't judge this book by its cover" ("No juzgues este libro por su cubierta"), que se refiere a que no hay que basarse en las apariencias. Un fin profundo, al fin y al cabo, pero mal ejecutado.

Porque para ello, la moda consiste en subir imágenes o vídeos en los que, quien las sube, aparece totalmente cambiado, con la cara pintada simulando granos, bigotes o cejas inmensas o portando unas gafas. Después vemos a la misma persona en su otra versión: si son chicas, generalmente maquilladas, con su mejor cara.

En definitiva, un buen propósito que, en cambio, acaba por estigmatizar a todos esos otros jóvenes que sí lucen gafas, acné o vello facial, por lo que los medios acaban por tirar por tierra el fin.