Descubre a Maya Hansen

La diseñadora española, hija de un músico argentino y una marchante danesa, viste a celebrities como madonna y lady gaga. Y los países árabes, como Líbano o Kuwait, se la rifan. ¿Su prenda fetiche? El corsé.

Ester Aguado | Woman.es

En seguida se cansó de diseñar para los demás, con directrices tan marcadas que no dejaban espacio para su enorme creatividad, y se lanzó a vestir al mundo de la música: grupos de rock como Mago de Oz aparecían en ruedas de prensa o giras luciendo sus propuestas. De repente, un día, por casualidad, se probó un corsé en una tienda de Berlín y se dio cuenta de que quería hacer prendas que realzaran el cuerpo de la mujer... «Me encantan los corsés porque aportan algo más que cubrir el cuerpo. Quien se los pone adopta una actitud más femenina y más segura de sí misma», explica Maya. La diseñadora compró, junto a su marido Chema, esta nave industrial en el sur de Madrid hace unos seis años y en ella instaló su vivienda y su estudio (Lenguas, 14).

Ahora que acaba de tener a su hijo Nuno, se plantean mudarse a un piso más pequeño... o a las playas de Tulum, en México: «Tenemos unos amigos que se han ido a vivir allí y es una gozada, sobre todo, para el niño. Chema ya está convencido, pero yo tengo que tener muy claro que Maya Hansen puede seguir funcionando desde allí. Porque una vez que hemos llegado hasta aquí, me cuesta dejarlo todo y dedicarme a hacer artesanía», confiesa la creadora.

Maya acaba de presentar su 13ª colección propia, “Padded” para Otoño-Invierno 2015/2016 –debutó en septiembre de 2011 en la Madrid Fashion Week, la primera liga de la moda española– y ha cumplido ya trece años viviendo de la moda (desde 2002). «Continúo trabajando diez horas diarias... Es una profesión maravillosa, que te da muchos momentos de satisfacción y me ha ayudado a realizarme, pero hay otros ratos realmente duros en los que el timón lo tienes que llevar tú. Al final, se trata de un negocio, en el que tienes que vender y hacer marca», confiesa la madrileña.

Y, en estos momentos, Maya ha tenido que lanzarse al mercado internacional en plancha: «En España vendo poco, mi fuerte está en el Líbano y en los países árabes, como Arabia Saudí. Esos no fallan nunca.»

Acaba de volver de la feria de París muy contenta y ahora se dispone a servir los pedidos de la colección “Birth” a sus clientes: «Cuando una mujer diseña para otra, piensa en lo que ella misma se pondría, por lo que se identifica con sus clientas. Las mías, cada vez son más variadas: desde chicas jóvenes que quieren llevar algo diferente, hasta mujeres maduras que buscan una prenda artesanal, de buena calidad. Tengo muchas novias y encargos que no puedes rechazar», explica Hansen. mayahansen.com