Daria Werbowy nos da las claves de su belleza

Top internacional, carrera meteórica y embajadora de Lancôme, Daria nos cuenta los secretos de su gran éxito.

Marta Nieto

El mejor consejo que me dieron fue el de mi madre y su afán por que cuidara de mí misma y de mi cuerpo: ejercicio, masajes... Me resulta muy útil energéticamente.» Es la máxima de esta modelo polaca, pero canadiense de adopción. Rockera y surfera a partes iguales es amante de este último y lo practica a diario, siempre que se encuentre en su casa de Irlanda. Apasionada del agua, le encanta navegar y se considera una adicta a beberla «me obligo a beber toda la que puedo», admite. Desde que Roberto Cavalli le brindara su gran oportunidad en las pasarelas, hasta convertirse en imagen y embajadora de Lancôme, Daria nos cuenta sus esenciales de su belleza: «Mi rutina beauty es muy sencilla. Por la mañana practico yoga, me doy una ducha y me hidrato bien para conseguir que toda mi piel esté suave. Por la noche me quito todo el maquillaje. Es imprescindible para mí.» La naturalidad y su búsqueda de la felicidad y la belleza la hacen única, un valor añadido para las firmas: «Lo más importante es estar en contacto con la naturaleza. Cuando estoy en Irlanda o navegando mi vida es más bonita, y es cuando pienso “La vie est belle”.» Muy ligada a la filosofía de Lancôme, nos confiesa que «lo que más me gusta de ser embajadora de la marca es viajar y conocer a las mujeres de los países que visito. Es enriquecedor». Segura de sí misma y feliz con lo que hace, Daria Werbowy aún dará mucho que hablar en los próximos años.