Tienes que frotarte bien los ojos para confirmar que sí, que estás delante de dos enormes actrices. Son tan naturales, simpáticas y cercanas que no das crédito... Macarena, que odia madrugar y que se acostó tarde ensayando su primera obra de teatro, “La llamada” –dirigida por su hermano–, está como un clavo a la hora pactada y, con una cocacola en la mano, es capaz de esperar bromeando al maquillador, retrasado por un atasco... Belén llega puntual, conduciendo su propio vehículo, después de dejar a sus hijas –Belén y Lucía– en el cole... No es de extrañar que, al conocerse grabando “Luna. El misterio de Calenda”, la serie revelación de la temporada sobre hombres-lobo de Antena 3, congeniaran tan bien. Han adoptado el papel de madre e hija, más por la actitud protectora de Belén, que no consigue soltarse la etiqueta de progenitora con dos hijas adolescentes, que por la madurez de Macarena, que es mucho más mujer de lo que aparenta...A Belén le sale el cariño por todos los poros: «Lo mejor de Macarena es ella. Estamos en un mundo en el que parece que ya no te puede sorprender nada y Macarena te sorprende porque es la esencia en cada momento. Ella es ella y le imprime a sus personajes una luz que no se aprende, o se tiene o no se tiene», explica.Macarena tiene la frescura de la joven Belén, esa que presentaba “Vip Noche” junto a Emilio Aragón, en los noventa: «Sí, es cierto que tiene la espontaneidad de mis inicios, pero con su edad yo era bastante más insegura (risas).»

Chicas de cuento

Macarena García y Belén Rueda atesoran el Goya a la Actriz Revelación. Son las joyas de nuestro cine.

Ester Aguado

Tienen mucho en común: son solidarias, simpáticas, trabajadoras, imprimen a sus papeles dramáticos una intensidad excepcional... por eso Macarena García y Belén Rueda atesoran el Goya a la Actriz Revelación. Las joyas de nuestro cine.