GETTY

Catherine Deneuve recibe el León de Oro honorífico más reivindicativo en Venecia

La actriz francesa posó con una camisa con la bandera de Ucrania

Noelia Murillo

A pesar de que lleva nada más y nada menos que 65 años delante de las cámaras, la actriz francesa Catherine Deneuve siente que todavía tiene mucho que decir en una industria que le ha llevado a trabajar con figuras como la fallecida Agnès Varda, André Téchiné, Lars Von Trier y François Ozon. Solo por haberse mantenido firme en un ámbito cambiante donde, en muchas ocasiones, las grandes figuras acaban siendo olvidadas, merecía recibir el León de Oro honorífico en la 79ª edición del Festival Internacional de Cine de Venecia.

El evento, que arrancó este miércoles y que tendrá lugar hasta el próximo 10 de septiembre, contará con la presencia de destacadas figuras del cine, como Julianne Moore, que es la presidenta del jurado oficial, Jodie Turner-Smith, Rocío Muñoz Morales, Penélope Cruz o Ana de Armas, que al fin verá proyectado su último trabajo, 'Blonde', en la Mostra. Sin embargo, en la primera jornada del festival todas las miradas han recaído en la ganadora de uno de los premios más relevantes, que sorprendió en la alfombra roja con un estilismo sencillo y reivindicativo.

En primer lugar, apareció con un pantalón negro y una camisa azul con la bandera de Ucrania sobre el pecho, un gesto sobre el que no quiso comentar nada y dejó que hablase por sí solo. "Mi mente y mi espíritu están con ellos", fue lo único que alcanzaron a recoger algunos micrófonos en esta bienvenida al festival. No obstante, en los encuentros con la prensa siguientes sí que quiso poner el foco en un tema que se mantiene en la actualidad, el edadismo femenino. "Estar en Europa es mucho mejor que estar en América si eres actriz y te haces mayor", declaró ante los periodistas, según recogen medios como The Hollywood Reporter.

-El look de Julianne Moore que funciona igual de bien con 30 que con 60 años

-Rocío Muñoz Morales, la actriz española que amadrina el Festival de Venecia y fue bailarina de Julio Iglesias

A pesar de ello, la diva reconoció que el panorama "ahora está un poco mejor". "En los años 50, después de los 35, una actriz era más que madura y te ibas a otras partes. No obstante, todo era diferente, incluida la forma de hacer películas", sostuvo. En relación al premio que recibiría anoche, la actriz dijo que es algo con lo que convive desde hace años. "Cuando te hacen homenajes, te das cuenta del paso del tiempo, porque no miras atrás. No por rechazo, sino por falta de tiempo", dijo en la rueda de prensa. Entonces, también sacó su carácter para reivindicar que no se consideraba "una sex symbol" y que no ha perdido el entusiasmo por el cine.

Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Ya por la noche, la actriz apareció vestida de rojo, con una túnica tupida con hombreras y largo hasta el suelo, cuello redondo y una pronunciada abertura en la parte frontal del vestido. A pesar de que llegó inicialmente sin tacones, recorriendo en una embarcación los canales de la ciudad italiana, posó ante los medios sonriente con unos zapatos forrados de color plata y un bolso de mano a juego custom made por Roger Vivier. Maquillaje, como siempre, muy natural y su ya mencionada melena rubia recogida en la parte de atrás, con la parte superior con volumen y mechones sueltos.