El Hormiguero

Ana Mena, sobre su actuación ante el Papa Francisco: "A día de hoy, no me lo creo"

La artista malagueña, una de las más escuchadas en las emisoras nacionales, acudió como invitada a 'El Hormiguero'

Noelia Murillo

Podemos poner la mano en el fuego sin quemarnos si decimos que, aunque puede que no te suene el nombre de Ana Mena, has escuchado su voz al menos una vez en la vida. Lógico que nos arriesguemos, si tenemos en cuenta que es una de las artistas más escuchadas en las emisoras de nuestro país y también una de las más relevantes en las listas de 'playlists' de plataformas de 'streaming'.

Con tan solo 24 años, la joven ya tiene en su haber 36 Discos de Platino y tres Discos de Oro, a la espera de poder recopilar alguno más. Esto se debe a que, recientemente, ha sido nominada por los Premios MTV como 'Mejor artista espalola' y acumula tres nominaciones en los Premios 40 Principales. Fue precisamente esa su carta de presentación este lunes, cuando acudió en calidad de invitada a 'El Hormiguero'.

Para su vuelta al espacio de Pablo Motos, al que acudió por primera vez hace ya un tiempo junto a Omar Montes, la cantante escogió un 'look' muy singular en clave otoñal que fue uno de los principales reclamos de la noche. Se trata de un minivestido de corte tweed en color rosa con estampado de pata de gallo muy elegante y rejuvenecedor.

Firmado por Balmain, este vestido es de manga larga, cuenta con unas prominentes hombreras cuadradas y cuello perkins que la cantante decidió acompañar con unas sandalias tipo 'Cenicienta'. Se trata de un calzado de vinilo transparente que Ana lució con una pedicura negra de tacón muy fino y atadura en el tobillo, diseñadas por Clarité. Están confeccionadas con cuero en color blanco y su precio es de 390 euros.

A pesar de que este diseño tan particular de la casa de moda francesa exigía el pelo recogido para dar un toque el toque de sofisticación que le pertenece al cuello 'perkins', la artista de 'Un bacio all'improvviso' escogió llevar la melena suelta con un semirecogido con el que dejó escapar los primeros mechones de su pelo. Un toque singular que también le aportaba la juventud que precisa este minivestido de Balmain.

Además de dar una gran lección de estilo, Ana Mena brilló en la noche de este lunes por algunas de las anécdotas que confesó sobre el escenario. una de las más sorprendentes es aquella que tiene al Papa Francisco como protagonista, ya que la cantante ha sido elegida para cantar una de sus canciones en un acto próximo.

"Es de las cosas más increíbles que jamás imaginé que iban a pasar", contó la cantante, antes de recordar que tiene el listón muy alto, ya que el último artista español que actuó en El Vaticano fue Alejandro Sanz, en 2008. "Me llamaron hace relativamente poco para un evento que se hace en Navidad y creo que voy a cantar un villancico y una canción mía. A día de hoy no me lo creo", reconoció emocionada por ello.

Y es que Ana es una artista de gran reconocimiento en el país vecino, donde despuntó en el histórico Festival de San Remo el pasado 2020 ante artistas de la talla de Domenico Modugno, Eros Ramazzotti o Laura Pausini. Esta conexión con el público italiano se materializó en canciones como 'Una volta ancora' o 'Un bacio all'improvviso', que interpreta junto a Rocco Hunt y que también cuenta con una versión en español, traducida como 'Un beso de improviso'.