Vestido y joyas Chanel. En la piel, Poudre Universelle Libre 20 Claire, y en los ojos, Mascara Inimitable 10 Noir, ambos de Chanel.

10 cosas que no sabías de Keira

Al natural, nadie diría que es la estrella que transmite esa imagen de mujer tímida y distante en las alfombras rojas. Keira es todo lo contrario: con un sencillo vestido y sin apenas maquillaje está igual e incluso más guapa –tiene una elegancia delicada–, pero además se muestra expresiva, divertida, encantadora y con un sorprendente sentido del humor. La presentación de la nueva campaña del perfume Coco Mademoiselle, de Chanel, nos permite conocerla un poco mejor.

1. Nada de la típica chica mona. Es una mujer que lo controla todo, a quien le gusta jugar con los demás y manipularlos», así define Keira a la mujer Coco Mademoiselle, a la que encarna por tercera vez en la campaña de Chanel. Todavía recordarás la anterior escapando de su conquista sobre una moto por las calles de París. En la que se estrena ahora, «vuelvo a escapar de un enamorado, esta vez al timón de un barco por el Sena», nos cuenta la actriz, que ha vuelto a ponerse a las órdenes del director Joe Wright, con el que rodó "Orgullo y prejuicio" y "Anna Karenina". «Fue el primero que creyó en mí. Que lo hiciera cuando yo solo tenía diecinueve años no tiene precio.» Como anécdota del rodaje del nuevo spot recuerda que «mi marido nos hizo de DJ y nos pinchó, sobre todo, Kanye West. El ambiente fue muy relajado. Así ha salido este cóctel de glamour y energía».

2. «A los tres años ya quería ser actriz. Pedí a mis padres que me buscaran un representante y con seis ya lo tenía», recuerda Keira, a la que el ambiente de la interpretación no le era del todo ajeno: su padre era actor y su madre, guionista.

3. «Durante algún tiempo me costó decir que era actriz, ahora ya no me ocurre. Me sigo poniendo muy nerviosa cuando empiezo un rodaje y no estoy contenta con nada de lo que hago. Pero con el paso del tiempo y con cada película aprendo algo nuevo, olvido lo aprendido y vuelvo a aprender. Así me voy construyendo a mí misma», afirma la actriz británica, curtida en dramas y cine histórico.

4. «Necesito vibraciones positivas en el cine. Después de "Anna Karenina" me di cuenta de que durante los últimos cinco años, en todas mis películas moría o vivía situaciones negativas. Quería cambiar y qué mejor que un cuento de hadas ambientado en Nueva York, en la que una chica intenta conseguir la vida que siempre quiso cantando», dice Keira refiriéndose a "Can a Song Save Your Life"?, una de las películas triunfadoras del último festival de Toronto y uno de sus cuatro estrenos inminentes.

5. «Llevo una vida casi normal, de hotel en hotel pero sin paparazzi detrás de mí. Hubo una época que me seguían día y noche y pensé "qué tipo de películas tengo que hacer para que no pase esto".» Fue cuando renunció a rodar superproducciones como "Piratas del Caribe" porque «no casaban con el tipo de vida que quería llevar». Para demostrar que consigue pasar inadvertida cuenta que recorrió Europa en InterRail: «España, Italia, Francia... casi no me conocían.»

6. «Me encantan las manicuras extravagantes. Lo primero que hago cuando termino de rodar una película es comprarme lacas de colores increíbles y pintarme las uñas. La última vez elegí una amarilla, pero no la recomiendo, parecía como si tuviera los dedos manchados de nicotina.»

7. «Soy adicta a la comida. Mi restaurante favorito es Le Chateaubriand, en París. Aconsejo ir al segundo turno, porque no aceptan reservas. Haces cola con gente de todo el mundo.» Ahora quiere conocer el Noma de Copenhague, uno de los mejores restaurantes del planeta: «¡Me muero de ganas!»

8. Utilizaba fragancias masculinas hasta que un amigo me regaló Coco Mademoiselle un par de años antes de que me llamaran para ser su imagen. La gente empezó a pararme por la calle para preguntarme qué perfume llevaba –cuenta–. Hasta que descubrí Coco Mademoiselle, las fragancias femeninas me parecían demasiado dulces o florales», dice Keira, que reconoce que nunca ha sido demasiado femenina.

9. «Tarde de fútbol y cerveza. Me parece un planazo», asegura la actriz, que se confiesa «seguidora del equipo West Ham de toda la vida. Esto no es como la moda, la belleza.... que me encantan pero que me han llegado como consecuencia de mi trabajo. El fútbol me ha gustado desde pequeña.»

10. «Mi neceser beauty es muy básico: una crema para piel seca, una loción hidratante, un lápiz de ojos y barra de labios de Chanel. Con eso me basta. No vivo obsesionada con la belleza. Muy pocas veces acudo a hacerme tratamientos. Prefiero una manipedi en un Nails Bar de Los Ángeles o Nueva York. Disfruto ese momento de relax. Además, tengo que confesarlo: ¡Me muerdo las uñas!»

Al natural, nadie diría que es la estrella que transmite esa imagen de mujer tímida y distante en las alfombras rojas. Keira es todo lo contrario: con un sencillo vestido y sin apenas maquillaje está igual e incluso más guapa –tiene una elegancia delicada–, pero además se muestra expresiva, divertida, encantadora y con un sorprendente sentido del humor. La presentación de la nueva campaña del perfume Coco Mademoiselle, de Chanel, nos permite conocerla un poco mejor.

1. Nada de la típica chica mona. Es una mujer que lo controla todo, a quien le gusta jugar con los demás y manipularlos», así define Keira a la mujer Coco Mademoiselle, a la que encarna por tercera vez en la campaña de Chanel. Todavía recordarás la anterior escapando de su conquista sobre una moto por las calles de París. En la que se estrena ahora, «vuelvo a escapar de un enamorado, esta vez al timón de un barco por el Sena», nos cuenta la actriz, que ha vuelto a ponerse a las órdenes del director Joe Wright, con el que rodó "Orgullo y prejuicio" y "Anna Karenina". «Fue el primero que creyó en mí. Que lo hiciera cuando yo solo tenía diecinueve años no tiene precio.» Como anécdota del rodaje del nuevo spot recuerda que «mi marido nos hizo de DJ y nos pinchó, sobre todo, Kanye West. El ambiente fue muy relajado. Así ha salido este cóctel de glamour y energía».

2. «A los tres años ya quería ser actriz. Pedí a mis padres que me buscaran un representante y con seis ya lo tenía», recuerda Keira, a la que el ambiente de la interpretación no le era del todo ajeno: su padre era actor y su madre, guionista.

3. «Durante algún tiempo me costó decir que era actriz, ahora ya no me ocurre. Me sigo poniendo muy nerviosa cuando empiezo un rodaje y no estoy contenta con nada de lo que hago. Pero con el paso del tiempo y con cada película aprendo algo nuevo, olvido lo aprendido y vuelvo a aprender. Así me voy construyendo a mí misma», afirma la actriz británica, curtida en dramas y cine histórico.

4. «Necesito vibraciones positivas en el cine. Después de "Anna Karenina" me di cuenta de que durante los últimos cinco años, en todas mis películas moría o vivía situaciones negativas. Quería cambiar y qué mejor que un cuento de hadas ambientado en Nueva York, en la que una chica intenta conseguir la vida que siempre quiso cantando», dice Keira refiriéndose a "Can a Song Save Your Life"?, una de las películas triunfadoras del último festival de Toronto y uno de sus cuatro estrenos inminentes.

5. «Llevo una vida casi normal, de hotel en hotel pero sin paparazzi detrás de mí. Hubo una época que me seguían día y noche y pensé "qué tipo de películas tengo que hacer para que no pase esto".» Fue cuando renunció a rodar superproducciones como "Piratas del Caribe" porque «no casaban con el tipo de vida que quería llevar». Para demostrar que consigue pasar inadvertida cuenta que recorrió Europa en InterRail: «España, Italia, Francia... casi no me conocían.»

6. «Me encantan las manicuras extravagantes. Lo primero que hago cuando termino de rodar una película es comprarme lacas de colores increíbles y pintarme las uñas. La última vez elegí una amarilla, pero no la recomiendo, parecía como si tuviera los dedos manchados de nicotina.»

7. «Soy adicta a la comida. Mi restaurante favorito es Le Chateaubriand, en París. Aconsejo ir al segundo turno, porque no aceptan reservas. Haces cola con gente de todo el mundo.» Ahora quiere conocer el Noma de Copenhague, uno de los mejores restaurantes del planeta: «¡Me muero de ganas!»

8. Utilizaba fragancias masculinas hasta que un amigo me regaló Coco Mademoiselle un par de años antes de que me llamaran para ser su imagen. La gente empezó a pararme por la calle para preguntarme qué perfume llevaba –cuenta–. Hasta que descubrí Coco Mademoiselle, las fragancias femeninas me parecían demasiado dulces o florales», dice Keira, que reconoce que nunca ha sido demasiado femenina.

9. «Tarde de fútbol y cerveza. Me parece un planazo», asegura la actriz, que se confiesa «seguidora del equipo West Ham de toda la vida. Esto no es como la moda, la belleza.... que me encantan pero que me han llegado como consecuencia de mi trabajo. El fútbol me ha gustado desde pequeña.»

10. «Mi neceser beauty es muy básico: una crema para piel seca, una loción hidratante, un lápiz de ojos y barra de labios de Chanel. Con eso me basta. No vivo obsesionada con la belleza. Muy pocas veces acudo a hacerme tratamientos. Prefiero una manipedi en un Nails Bar de Los Ángeles o Nueva York. Disfruto ese momento de relax. Además, tengo que confesarlo: ¡Me muerdo las uñas!»