Khloé Kardashian en una nueva imagen de la boda de Kourtney Kardashian y Travis Barker. | Instagram @khloekardashian

Los vestidos de la boda de Kourtney Kardashian que aún nos faltaba por ver

Todavía se siguen desvelando detalles del mediático enlace celebrado en Portofino entre la mayor de las Kardashian y Travis Barker. 

Julia García

Cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo sobre la boda de Kourtney Kardashian y Travis Barker, la vida nos ha sorprendido una vez más porque aún quedaban detalles por conocer.

Pongámonos en situación brevemente: después de haberse casado en una informal ceremonia en Las Vegas ante un oficial caracterizado como Elvis Preysler en la noche de los Grammy y tras haber firmado los papeles en el juzgado en Santa Bárbara hace unos días ante solo dos testigos, Kourtney Kardashian y Travis Barker volvían a darse el "sí, quiero" el pasado 22 de mayo en Portofino. 

Kourtney Kardashian y Travis Barker el día de su boda en Portofino
Kourtney Kardashian y Travis Barker el día de su boda en Portofino. | Instagram @travisbarker

La pareja organizaba todo un fin de semana de festejos en la localidad italiana con Dolce&Gabbana como perfectos anfitriones, ya que el dúo de diseñadores fue quien cedió para la celebración del enlace su villa bautizada como Olivetta y también quien se encargó de vestir para un momento tan especial tanto a la novia como a sus famosas hermanas. 

Impactadas nos quedamos con todos y cada uno de los estilismos nupciales escogidos por Kourtney, desde la pieza roja con la que fue vista por primera vez a su llegada a Italia hasta el diseño negro que llevó en la preboda, y como no, por el vestido de novia blanco que estaba inspirado en el mundo de la corsetería y que tenía bordado sobre el velo la imagen de la virgen que el novio lleva tatuada sobre la cabeza. 

Pero todavía nos quedaba por ver un look más de la novia y de sus hermanas, porque del mismo modo que Kourtney cambió su vestuario en cada una de sus apariciones lo hicieron Kim, Kendall, Kylie y Khloé y así nos lo han hecho saber a través de sus estudiadas publicaciones en redes sociales. Esta última es precisamente quien ha sido la encargada de mostrar al mundo el estilismo de la novia que se nos había escapado.  

Se trataba de un vestido negro compuesto por una falda larga y una parte superior a modo de corpiño sobre el que la casa de Domenico Dolce y Stefano Gabbana había bordado una serie de rosas rojas a juego con unos largos guantes y un pequeño velo que llevó sobre su melena suelta ondulada. 

Del mismo modo que la estética gótica reinó en las horas previas a la gran fiesta, las rosas rojas bien podrían haber sido el dress code marcado por los novios para la fiesta que ofrecieron posterior a la ceremonia a juzgar por las instantáneas compartidas por Khloé Kardashian, ya que tanto ella –quien añadió al outfit una corona como había hecho horas antes– como el resto de invitados optaron por ellas en sus respectivos looks como había hecho la propia Kourtney.