Así se cuida una beauty addict

Experta en belleza y guapísima a los 42 años, Maribel Verdú es imagen de las fragancias Rochas.

1

«Rochas evoca olor a limpio», nos dice Maribel, que representa las tres facetas de la mujer Rochas, identificadas en cada aroma. La elegancia de Eau de Rochas, la espontaneidad de Eau de Rochas Fraîche y la sensualidad de Eau Sensuelle (68 €/u.)

No hay más que hablarle de cremas, fragancias y tratamientos de belleza para que se le iluminen los ojos y saque a relucir su alegría y energía contagiosas.

Conoce y prueba todo, y hasta las esteticistas halagan su espíritu crítico: «Valora desde la temperatura de la cabina a la presión que ejerce la masajista en su rostro. Sus comentarios son de experta», dice Natalia de la Vega, del centro Tacha, al que acude para

cuidar la piel o hacerse su ‘adorada’ queratina para el pelo: «Gracias a ella puedo llevar flequillo, con lo rizado que lo tengo.» Quedamos con Maribel después de comer. Viste unos pitillos encerados verde oscuro, jersey negro, botines planos y bolso Prada con sus iniciales, que le han regalado por su 42 cumpleaños. Se mantiene delgada: «Cincuenta y dos kilos, como siempre.»

Creo que hay unanimidad: estás más guapa ahora que cuando tenías 20 años.

Yo también me veo mejor, pero me lo curro. Estar bien requiere esfuerzo. Como lo que quiero pero aplico la teoría de la compensación –si me paso al mediodía, casi no ceno–, voy al gimnasio para tonificar y estar dura, que no se me vayan cayendo las carnes.

¿Te pincharías bótox, vitaminas...?

Soy muy categórica y siempre decía: yo, jamás. Ahora voy a decir que si algún día existe algo que rejuvenezca sin pinchazos –porque veo una aguja y me muero–, me lo haré todo (risas), siempre que conserve mi cara. Se trata de reflejar la edad pero lo mejor posible.

¿Nunca renuncias a un buen tratamiento?

Si es placentero, lo pruebo todo. Me hago mis limpiezas de cutis, rituales de hidratación... La piel lo agradece.

En casa, tienes un ‘camerino’ que es tu propio espacio de belleza...

Salgo de la ducha y me voy allí, a darme mis potinges. Es mi refugio, donde disfruto mi soledad. Cuando estoy con gente lo doy todo, y luego necesito reponer energías. Dedico unas tres horas al día para escuchar música o leer.

No pierdo la oportunidad: recomiéndanos un libro. De David Trueba a Aitana S. Gijón, todos alaban tu buen gusto para la lectura.

Estoy leyendo ‘Libertad’, de Jonathan Franzen, el único autor vivo que ha sido portada de ‘Time’.

¿2012 ha sido un buen año para ti?

Sí, a pesar de llevar tantos años como actriz sigo teniendo desafíos. En ‘Blancanieves’ he hecho de mala por primera vez, y ‘Fin’ es un tipo de peli que no había hecho nunca. Siempre he sufrido en la pantalla. Por suerte, soy de las que no me llevo el personaje a casa.

¿Y 2013 también promete?

En breve se estrena ‘15 años y un día’, de Gracia Querejeta. Hago un papel secundario pero brutal: el de una madre con un hijo al que le pasa algo tremendo. Después vuelvo al teatro. Voy a hacer ‘Los hijos de Kennedy’, dirigida por José María Pou.

Síguele la pista

  • Lo último