Chloe Cherry ('Euphoria') revela que sufrió trastornos alimenticios

La estrella, que interpreta a Faye, se dedicó al cine porno antes de esta serie

Chloe Cherry, actriz de 'Euphoria'
@perfect_angelgirl

Actualmente, 'Euphoria',es la serie más vista de HBO Max, plataforma en la que, hasta ahora, lideraba 'Friends'. El ascenso de esta producción, protagonizada por Zendaya y Sydney Sweeney solo ha demostrado, una vez más, que existen series que nos acompañan en un momento concreto de nuestras vidas y, por ello, se convierten en míticas.

Uno de los aspectos más destacados de esta es la compleja creación de sus personajes, muy diferentes entre sí, capaces de demostrar la variedad de personalidades existentes que conectan con los espectadores. De esta manera, es posible ver cómo todos ellos suelen encontrar aspectos en común, sin dejar de tener claras disimilitudes entre unos y otros.

Uno de los personajes más especiales de la segunda temporada es el de Faye, interpretado por la actriz Chloe Cherry. A pesar de que ha sido uno de los grandes descubrimientos de este segundo reencuentro, que conocimos como una joven adicta a las drogas, a lo largo de los capítulos de esta segunda entrega se ha ido haciendo un hueco para quedarse.

Sin embargo, para muchos, esta no es la primera vez que pueden disfrutar de su presencia en la televisión, ya que la actriz debutó en el cine para adultos hace unos años, a pesar de ser muy joven. Con tan solo 24 años tiene varios títulos de estas características en su haber, así como experiencias por las que han pasado muchas mujeres que se dedican profesionalmente al cine.

Hace unos días, Cherry comentó en un podcast llamado 'Call Her Daddy' que, durante su adolescencia, sufrió un trastorno alimenticio tras recibir comentarios nocivos por parte de su representante. "Recuerdo que me dijo ‘Todo el mundo dice que estás gorda así que la forma más fácil de perder peso es dejando de comer. Estaba como: ‘¿Qué narices?’", ha comentado la actriz, de 24 años.

Así, ha hablado de cómo empezó a obsesionarse con este aspecto y a maltratar su cuerpo para adquirir esa forma y peso deseados. "Tenía 18 años cuando ocurrió. Fue una locura porque nadie en mi vida me había dicho que estaba gorda y me obsesioné. Mi dieta estaba limitada a 200 calorías al día y lo escondía haciendo ver que estaba sana. Estaba fatal y no traté a mi cuerpo bien", ha añadido.

Ahora se siente bien con su aspecto y no cuenta las calorías a la hora de comer, pero cree que ese tipo de comentarios ya no le suponen ningún problema. "No restrinjo mi dieta en absoluto. La razón por la que la gente no piensa que he sufrido un trastorno alimenticio es porque ahora estoy más flaca, aunque antes me estuviese muriendo de hambre’", ha comentado, antes de dar una lección por el cuidado de una misma.

Síguele la pista

  • Lo último