Verónica Blume: sus trucos beauty

"Parece que la única finalidad de cuidar el cuerpo sea detener el tiempo. Pero cuidarse es una forma de respeto que repercute en la percepción de ti misma. Estos son algunos hábitos que yo practico".

Verónica Blume

El Ritual de la ducha
Antes de meterte en la ducha, cepilla todo el cuerpo con un cepillo de cerdas naturales (en tiendas biológicas), empezando por piernas y brazos, siempre en dirección al corazón y en el sentido de las agujas del reloj en el abdomen. Sentirás calor y eliminaras células muertas; pero sobre todo, estarás dándole una limpieza a fondo a todo tu sistema, ya que la piel es, en realidad, un órgano de depuración. La activación de la circulación y la linfa se perciben interiormente en forma de claridad mental y conciencia corporal.
Luego, ¡dúchate con agua fría! Frota el cuerpo con energía, entra y sal de debajo del agua hasta que ya no sientas frío, canta si quieres y respira profundamente. Además de reafirmar la piel, hay una ciencia que asegura que es una forma de activar las glándulas, lo cual se traduce en un cuerpo lleno de vitalidad. Yo lo practico. Sé que al principio cuesta, pero no puedo hacer más que animarte a probarlo.
Mis tres remedios ayurvédicos

1. Mascarilla efecto flash: Mezcla dos cucharadas de miel con una cucharadita de jengibre rallado, aplícalo sobre toda la cara y deja que actúe unos 15 minutos. Lávate la cara y aplica tu crema habitual.
2. Exfoliante natural: mezcla una cucharita de harina de garbanzos, dos hebras de azafrán, una pizca de cúrcuma y agua hasta obtener una pasta. Masajea la cara y enjuaga (ojo, que la cúrcuma tiñe la ropa).
3. Hidratar pelo y piel: El aceite de sésamo tiene muchísimas propiedades regenerantes. Embadúrnate el cuerpo, el cabello y el cuero cabelludo y deja que actúe todo el tiempo que puedas....Cuando lo retires, ¡te sentirás como una reina!
Son solo unas propuestas que te ayudan a sentirte bella de una forma diferente, serena y con el coraje de ser auténtica.