Sin huella de cansancio

Después de vacaciones, cuesta volver a arrancar. Apunta algunos trucos para borrar los efectos de fatiga de tu rostro.

Olga Tarín

Las noches largas de Navidad, la vuelta al trabajo... todas queremos borrar los efectos de fatiga que tenemos en el rostro después de las vacaciones y el comienzo de la rutina. Comienza a aliviar las huellas de cansancio de tu cara maquillándote durante el día y realizando algunos rituales antes de acostarte.

Tan solo despertarte, revitalízate: ducha de agua fría, presión en los ojos con una cucharilla de café recién sacada del congelador, spray energizante como el de Esthederm (20 €) y tratamiento de vitamina C.Para sentirte guapa y con energía está comprobado que gestos como pintar tus labios de rojo sube el ánimo y la autoestima. Si tienes la piel pálida, elige un rojo azulado como el de la modelo; si tu tez es más cálida, te van mejor los tonos granate.

Si por la mañana tienes ojeras, que no cunda el pánico, puedes solucionarlo aplicando corrector. La aplicación del corrector es el gesto más importante del maquillaje para Bobi Brown, gurú del look natural. «Hay que elegir el corrector y tono adecuados y aplicarlo bien», afirma Eduardo Ferreira, director de maquillaje en Europa de la firma. Nos explica cómo camuflar ojeras en cinco pasos.

1- Hidrata la zona con crema. Evita la textura gel si vas a aplicar corrector.

2- Elige correctores que no sean libres de aceites, sea cual sea tu tipo de piel. Esta zona es muy seca y exige productos hidratantes.

3- Neutraliza el tono azulado de la ojera con un corrector con pigmento rosa. Aplícalo con pincel de lagrima hacia el exterior y no olvides la línea de pestañas donde se concentra el violeta. Difumínalo presionando suave con la yema del meñique. No apliques corrector en los párpados.

4. Después del corrector, aplica Creamy Concealer, de Bobby Brown. Sus pigmentos amarillos hacen que se funda con el maquillaje y asegura que no aparezca con el efecto panda.

5. Fija y matifica con polvos compactos.

Cuando acabe tu día, por tarde que sea, sigue un ritual detox para levantarte como nueva la mañana siguiente: limpia la piel, aplica crema y contorno descongestionante y relaja los pies haciendo un movimiento de vaivén de talón a puntas diez veces.