MINT & ROSE

Con estos trucos olvídate de las rozaduras este verano

Tras varios meses con los pies 'a salvo' llega el momento de recordar lo que implica llevar los pies al aire de nuevo.

IRATXE PLAZA

Otro de los hándicaps de que suban las temperaturas, junto con la retención de líquidos o la sensación de piernas cansadas, es volver a llevar los pies al aire libre. Tras más de medio año protegidos, gracias a las medias y calcetines, con el calor llega el momento de volver a sacar el calzado de verano del armario y, ¡ups¡, he aquí el momento más incómodo y doloroso del año. 

Tus pies se convierten en la parte del cuerpo que más sufre del verano y, a la vez, paradójicamente son los más olvidados. Al igual que cuidamos nuestro rostro y cuerpo, con todo tipo de tratamientos, a la zona que nos mantiene de pie no la dedicamos tanta atención (por eso de que no nos los vemos). Por ello, ha llegado el momento de mimarlos como se merecen para reducir la aparición de rozaduras o ampollas. 

Detalle de las sandalias doradas a tiras, de Jimmy Choo, que llevó María F. Rubíes en una de sus últimas bodas, a las que acudió como invitada. | @mariafrubies / INSTAGRAM

Cómo cuidar tus pies, una de las partes más sensibles del cuerpo

Aunque es inevitable que los pies sufran cuando llega el momento de llevar el calzado de verano, existen una serie de trucos con los que conseguirás reducir el dolor o por lo menos acortarlo en el tiempo.

1) Mantén la zona hidratada

Es importante aplicar crema hidratante en tus pies para evitar así que sufran cuando hagas el cambio de zapatos cerrados a abiertos. Los expertos recomiendan darse crema por las noches, antes de irte a la cama, y por las mañanas.

2) Sécate bien la zona cuando salgas de la ducha

Otro de los trucos que ayudan a evitar las rozaduras es secar bien la zona. En ocasiones, por las prisas, nos olvidamos de que es primordial dejar sin humedad cada una de las partes que forman nuestros delicados pies.

3) Utiliza bálsamo protector

Además de los cuidados anteriores, si eres consciente de que las sandalias que vas a ponerte te van a hacer daño, por el motivo que sea, también puedes hacerte con un bálsamo protector, en forma de stick, que debes aplicar en las zonas que consideres más sensibles. Al final, su función es similar a las de las tiritas al crear una capa protectora, una especie de película. 

4) Alterna el calzado

Otra de las claves para prevenir que te salgan ampollas es alternar el calzado, es decir, no llevar siempre las mismas sandalias. Con este truco lo que conseguirás es que todo el pie se vaya acostumbrando a los zapatos de verano, no solo unas zonas. Así llegará un momento en que podrás ponerte cualquier calzado.

5) Exfolia y masajea tus pies

Al igual que haces con tu rostro, es muy importante cuidar esta zona del cuerpo. Lo idóneo es exfoliarlos todas las semanas y masajearlos cada vez que sales de la ducha. Recuerda, cuantos más los mimes, menos sufrirás

Una vez que te hemos contado los trucos para tratar las rozaduras, te descubrimos una serie de productos (cremas, sticks, mascarillas o apósitos) con las que aliviar tus posibles heridas tras el uso de zapatos incómodos. 

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.