GTRES

El ritual post-baby

Te darán la enhorabuena (¡y no solo por tu bebé!) si haces un update a tus rutinas de belleza y te entregas a los tratamientos específicos para después del embarazo.

Alejandra Yeregui | Woman.es

Nunca has estado más feliz en tu vida pero tu rostro parece triste, mezcla del descenso brusco de las hormonas y de que tu nuevo horario de sueño (de 11PM a 1.30 AM y de 3.45AM a 6AM) no es muy favorable a tener una piel glow. Mejor no hablar del rastro capilar que encuentras en la almohada cada mañana. Y en la ducha, aún sigues sin verte los pies al completo con esa tripa flácida similar a la que tenías de cinco meses. Paciencia, todo es cuestión de tiempo y de cuidados. Compensa los gajes del maravilloso oficio de ser madre con gestos 'ad hoc' a las necesidades post-bebé de tu piel y cabello.

En el rostro:

El descenso de los niveles de progesterona y estrógenos altera la piel después del parto. Si en tu caso esto se traduce en rojeces, tirantez y asperezas, es el momento de utilizar cremas con formulaciones minimalistas, es decir con pocos pero eficaces ingredientes, aptas para pieles sensibles. Asegúrate que no contengan parabenos, sulfatos, fragancias, aceites minerales y PEGS. 

Para aportar un chute de vitaminas C y E,  lo último en cremas de noche son las sleeping masks. Su agradable textura en gel además de nutrir intensamente, te ayudará a despertar con mejor cara.

¿Durante el embarazo has sido víctima del melasma? Antes de hacerte con un arsenal de despigmentantes, lo mejor es que radicalices la protección solar con cremas SPF 50 a diario y acudas a un dermatólogo. “Durante el post-parto hay que tener muy presentes determinadas circunstancias propias de esta etapa, como los periodos de lactancia, ya que hay técnicas contraindicadas”, asegura la Dra. Marta Feito de la Clínica Dermatológica Internacional (Madrid). El protocolo Clear Melasma de este centro médico consiste entre tres y cinco sesiones de láser fraccional de baja potencia Clear & Brilliant. Éste microperfora la superficie de la piel para que los activos de la crema personalizada despigmentante que se aplica a continuación con ácido retinoico, hidroquinona, ácido kójico y antioxidantes, penetre mejor. Se deja actuar durante cuatro horas (el enrojecimiento desaparece a las 24 horas). Entre sesión y sesión se aplica una crema despigmentante en noches alternas y una crema de mantenimiento durante todo el año. Precio: 400 €/sesión aprox.

Para tratar las antiestéticas venitas rojizas (arañas vasculares) que te han salido en las mejillas y la nariz, el láser TV es un sistema de alta frecuencia que presiona la piel con una aguja tan fina como un hilo de seda, eliminando la hemoglobina de capilares rotos y cabos de vena en cuestión de minutos.  Cuesta 250 €/sesión en Clínicas Dra. Téllez (Madrid y Marbella)

Para el cuerpo:

Te preguntarás: ¿Qué me puedo hacer? ¿Cuánto debo esperar? “Todos los tratamientos en el abdomen se pueden realizar tras 40 días de un parto normal.

Si ha sido cesárea hay que esperar tres meses. El resto del cuerpo se puede tratar dos o tres días después del parto”, explica Leticia Carrera, directora técnica de los Centros Felicidad Carrera, que cuenta con una Unidad de Posparto. Aunque cada caso se debe personalizar y en muchos casos aplicar terapias combinadas, la experta alaba los buenos resultados para reafirmar en abdomen, flancos, glúteos, brazos, piernas y senos de la apatología de Perfect Bodytech System. Aglutina la terapia de ondas de choque con radiofrecuencia. Se recomiendan de 6 a 12 sesiones (189 €/ sesión).

Si el aspecto del pecho te preocupa especialmente, y estás en periodo de lactancia, lo primero que debes tener en cuenta es que la piel es permeable. Utiliza productos reafirmantes seguros sin parabenos, xenoestrógenos o glicoles. ¿Un ejemplo? Pregnancy Boob Tube de Mama Mio.

En el caso de que tengas implantes. salvo pequeñas modificaciones, no debes preocuparte. “Tan solo un 10-15 por ciento de mujeres sufren contracturas capsulares de las prótesis mamarias como consecuencia de la lactancia”, afirma la cirujano plástico Dra. Isabel de Benito de la Clínica Porcuna y De Benito.

Es posible que a pesar de haberte embadurnado en crema, aceite de argán o rosa mosqueta durante el embarazo, tengas unas marcas rojizas, consecuencia de la ruptura de las fibras elásticas y de colágeno al haberse distendido la piel. La combinación de carboxiterapia (infiltraciones de dióxido de carbono) junto con inyecciones mediante microcánulas de hidroxiapatita cálcica funciona incluso en estrías ya blanquecinas. En el Centro Médico Lajo Plaza (Madrid), 54 €/sesión de carboxiterapia y 300 €/sesión la hidroxiapatita cálcica. Tel. 913 600 853).

Pensar en un vientre plano sin hacer ejercicio es más que nunca una utopía. Los hipopresivos son los únicos ejercicios abdominales que logran unir de nuevo los músculos de la línea del abdomen. Los aprenderás con el método Stop Diástasis que además requiere llevar una faja específica durante unos meses.

En el cabello:

Han pasado dos meses tras haber dado a luz y el pelo se te empieza a caer.

“Durante el embarazo, la progesterona bloquea los receptores de andrógenos que existen en el bulbo piloso. De esta manera se evita que el folículo se atrofie y se produzca la caída del cabello. Pero tras el parto, el proceso se revierte. Los niveles hormonales disminuyen y el cabello pasa bruscamente a la fase de caída. Este tipo de alopecia se manifiesta entre los dos y los cuatro meses después del parto y afecta al 50 por ciento de las mujeres. El estrés postparto intensifica la caída”, explican desde el Centro Capilar Svenson. Es el momento de utilizar tratamientos tópicos ricos en creatina, tetrapéptidos y vitaminas B5, B6 y B8 que ayuden a incrementar la densidad  y el crecimiento. Los suplementos y alimentos ricos en hierro también ayudan.