Gregory Scaffidi / IMAXTREE

¿Retinol en verano? Puedes seguir usándolo si sabes cómo

Es uno de los activos de moda por su eficacia antiaging. Si no quieres dejar de aplicártelo en esta época, descubre sus secretos.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Muchas veces hemos oído que retinol y verano no son, precisamente, grandes amigos. Y no es ninguno de esos mitos que rodean a la cosmética. Lo cierto es que este derivado de la vitamina A puede irritar la piel con su uso -sobre todo las más sensibles- y, por efecto del sol, el calor y otros factores externos típicos de esta época, podría derivar en la aparición de manchas, rojeces o cualquier otra irritación.

Seguramente ya sabes que el retinol está considerado el rey de los activos anti edad, ya que “combate los principales signos del envejecimiento: arrugas, flacidez y manchas”, expone la doctora Marta García-Legaz, dermatóloga y divulgadora médica en Instituto Médico Ricart. De hecho, está considerado el ingrediente tópico con mayor número de estudios e informes médicos que avalan su eficacia. El secreto no es otro que su capacidad de regenerar por completo la piel. ¿Cómo lo hace? Al penetrar en las capas profundas termina por mejorar la capa más externa mediante la aceleración del proceso de renovación celular. En otras palabras, es como si fuera eliminando la llamada piel muerta. Tradicionalmente esto se ha traducido en un efecto irritante. A mayor concentración de retinol, más posibilidades se tienen de sufrir rojeces, descamación o irritación cutánea. Un aspecto que, como advierte García-Legaz, “se puede agravar en verano a causa del cloro de la piscina, la sal marina o el exceso del sudor”. La mayor exposición solar -por mucho que sea controlada- tampoco ayuda.

Sin embargo, no debemos olvidar tres puntos importantes:

- “El retinol es una molécula fotosensible, no fotosensibilizante”, aclara el doctor Eduardo Esteban Garrido, dermatólogo en la Clínica Doctor Morales Raya. Esto quiere decir que “se degrada y pierde efecto por acción de la luz del sol (por eso se recomienda su uso por las noches), pero, en principio, no hace que la piel esté más predispuesta a sufrir daños solar o quemaduras”, añade.

- Siempre hay que combinarlo con el uso de fotoprotector por el día. El retinol puede irritar nuestra piel tanto en verano como en invierno, por eso su correcta aplicación nocturna debe ir unida a una buena rutina diurna que comprenda limpieza facial matutina y uso de protector solar SPF50.

- Cuidado con las primeras veces. Como explica la farmacéutica Belén Acero, titular de la Farmacia Avenida América (Madrid). “Si tu piel ya está acostumbrada al tratamiento, puedes seguir usándolo sin problemas también en verano. Por supuesto, siempre es necesario utilizar protección solar de amplio espectro a diario”. Pero, si por el contrario, “Tu piel no está aún retinizada -es decir, no has usado nunca retinol-, te aconsejo que aplaces su uso hasta después del verano, para evitar hiperpigmentaciones postinflamatorias u otro tipo de manchas”, añade.

 Si, por lo que sea, te empeñas en iniciarte en verano deberías hacerlo poco a poco, tal y como recomienda el doctor Esteban Garrido: “Iniciarte a bajas concentraciones e ir aumentando progresivamente la frecuencia de aplicación”.  Es decir, empieza con una o dos noches a la semana cada tres días. Después, noches alternas y cuando notes que todo va bien, podrás aplicarlo diariamente antes de ir a la cama. Otra buena opción es empezar con su alternativa vegetal, el bakuchiol.

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.