CoffeeAndMilk / ISTOCK

¿Cómo ha cambiado la medicina estética en los últimos 20 años? Novedades, tratamientos punteros y el papel del 'surgery coach'

El mundo de la medicina estética no deja de evolucionar, y prueba de ello es lo mucho que ha cambiado y mejorado el sector en los últimos 20 años. Repasamos cuáles son las últimas novedades y tratamientos de vanguardia, así como la importancia de contar con un coach emocional antes y después de cada intervención.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Si hace 20 años nos hubieran hablado de los tratamientos de cirugía y medicina estética que tenemos hoy en día seguramente nos habría parecido una historia de ciencia ficción, pero lo cierto es que el sector de la medicina estética facial, la corporal y los tratamientos de belleza no invasivos ha evolucionado tanto que ahora es posible mejorar nuestro aspecto de forma sencilla, segura y en muchos casos indolora. De esto precisamente saben mucho en Clínicas Dorsia, donde no solo acaban de celebrar su 20 cumpleaños, sino que en los últimos tiempos han ampliado su cartera de tratamientos con protocolos tan pioneros y revolucionarios como Harmonía, que mejora la calidad de la piel y aumenta su densidad sin que esta gane volumen, Paris, que elimina los principales signos del envejecimiento sin necesidad de recurrir a la cirugía, o las innovadoras Cámaras Hiperbáricas, que mejoran la cicatrización después de las cirugías y ralentizan el envejecimiento. ¿Quieres saber un poco más de ellos? Te lo contamos.

Desde París, con amor

Nuestra piel es la primera en acusar el paso de los años. Es por ello por lo que gran parte de los retoques estéticos están enfocados en eliminar o disminuir las muestras que lo delatan. Aunque es inevitable que el tiempo corra, sí podemos ayudar a que sus efectos lo hagan de una manera más lenta, y si no eres muy partidaria de entrar en un quirófano para hacer frente a esas arrugas o líneas de expresión, existen tratamientos como Paris, que combina toxina botulínica y ácido hialurónico de diferentes densidades para embellecer de manera natural las zonas del rostro más necesitadas. Combatir la flacidez y la pérdida de volumen son dos de los principales objetivos que consigue, además de eliminar y prevenir las arrugas de expresión. Está orientado a pacientes que desean rejuvenecer el rostro, que padecen arrugas de expresión o tienen falta de estructura profunda facial. 

Tratamientos con Harmonía

En el caso del rejuvenecimiento facial sin bisturí, el reto se encontraba en lograr un tensado perceptible que no añadiera volumen indeseado, algo que han logrado en Clínicas Dorsia con el nacimiento de Harmonía, un tratamiento híbrido con HArmonyCA de Allergan. Aporta un efecto lifting natural con resultados visibles en quince minutos. Además, no es un tratamiento doloroso ya que el producto inyectable contiene lidocaína, que es un anestésico local. Se puede adaptar a las necesidades de cada persona, ya que puede realizarse en tres versiones diferentes: Harmonía, pensada para aquellos pacientes que buscan acabar con las primeras líneas de expresión y el inicio de la flacidez, Harmonía Face, un paso más allá que se combina con bótox y ácido hialurónico, y Harmonía Face Plus, la opción ideal para pacientes con una mayor pérdida de flacidez y volumen.

Cogiendo oxígeno

¿Sabías que la oxigenoterapia es el secreto de los tratamientos médico-estéticos y cirugías con más éxito? Por eso, en Clínicas Dorsia han incluido en su catálogo este método no invasivo, que se realiza cámaras especializadas con diseño de tubo de acero y ventanas transparentes. En esta cámara se suministra oxígeno puro al 100% a una presión superiora 1 atm, el cual es respirado por el paciente para ayudar a la estimulación de los vasos sanguíneos y así favorecer el proceso de cicatrización, evitando hinchazón, edemas e infecciones. Además, permite revertir los tejidos dañados por falta de oxígeno, proporcionando en ellos un claro efecto antienvejecimiento. 

Cuidar cuerpo y mente

Dar el paso que implica entrar en el quirófano para realizarse un cambio físico importante no es una decisión fácil de tomar. Con este nuevo tratamiento, los pacientes que vayan a hacerse cualquier retoque estético podrán acceder a varias sesiones con un psicólogo, que le permitirán explorar los miedos o inseguridades que se generan en la espera al día de la operación, así como aprender a gestionar si se desea contar o no la decisión al círculo cercano y cómo hacerlo. Este procedimiento termina una vez finalice la operación, enfocando una última sesión en conocer el grado de satisfacción final, el estado anímico en ese momento y la manera de convivir de una forma sana con ese nuevo aspecto corporal.