La solución para el pecho caído

Es posible elevarlo en una sola sesión y sin cicatrices: gracias a la acción de la toxina botulínica.

Susana Fernández

El Doctor Daniel Arenas, Cirujano Plástico y miembro del equipo del Doctor Ricardo Ruiz en Clínica Dermatológica Internacional, acaba de presentar una técnica capaz de elevar el pecho caído en una sola sesión, sin cirugía y sin cicatrices.

Esta técnica no está indicada para todo tipo de pecho. El candidato ideal es un pecho pequeño o medio (talla 85 a 90) y presenta una ptosis o caída de grado 1 (moderada). “Resulta también muy interesante como técnica preventiva en casos de pérdida de turgencia de la mama”, asegura Arenas.

¿Cómo es la técnica?

1 Antes de comenzar con las infiltraciones, el especialista dibuja una línea horizontal y otra vertical sobre la mama. El resultado es una mama dividida en 4 cuadrantes donde el cruce de caminos coincide con el pezón.

2 A continuación, el experto realiza 3 puntos de inyección exclusivamente en el cuadrante inferior interno de la mama, a nivel muscular.

3 Lo que se consigue con estas infiltraciones en el plano del músculo pectoral es dejar “inactiva” la porción inferior del músculo para potenciar la parte superior del mismo, la que se encarga de elevar la mama.

¿Resultados? Se aprecian a los 15 días de ser inyectada la toxina botulínica. La duración de estos efectos es de 3-4 meses.
Precio: 600 € aprox.