GETTY

Kim Kardashian defiende su dieta exprés y la compara con las que hace Christian Bale

El actor acostumbra a someterse a regímenes muy estrictos para sus papeles

Noelia Murillo

Con buen motivo podemos decir que la Gala MET es uno de los acontecimientos más comentados del espectáculo, tanto durante su desarrollo como los días posteriores y hasta los meses que vienen detrás, especialmente si Kim Kardashian es una de las invitadas más sorprendentes del evento. Aún no hemos podido olvidar su propuesta para homenajear el 'gilded glamour' o la época dorada de Nueva York, ya que optó por un conocidísimo vestido que ha marcado la historia del espectáculo, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Porque no todos los días una tiene la suerte de llevar el vestido que lució en su momento Marilyn Monroe para cantarle el 'cumpleaños feliz' al presidente estadounidense de aquel entonces, John F. Kennedy. De ahí que la empresaria hiciera todo lo posible por poder entrar en la prenda, teniendo en cuenta la extraordinaria diferencia existente entre ambas en cuanto a sus formas y a sus curvas. Por ello, y para no desaprovechar la oportunidad, Kim optó por someterse a una dieta que le ha costado un aluvión de críticas.

GETTY

Esta dieta exprés consistió en la pérdida de siete kilos en tres semanas, algo que generó una serie de comentarios negativos por promover regímenes peligrosos, poco eficientes y nada saludables. Si bien es cierto que finalmente se vio que tuvo que echar mano de su ingenio para poder esconder el truco de vestido, con un abrigo de peluche que no superaba la altura de sus hombros, para tapar la parte trasera, su actitud fue reprendida por expertos en salud y seguidores y calificada de un mero capricho.

-Kim Kardashian perdió 7 kilos en 3 semanas para lucir el vestido de Marilyn Monroe

-Kim Kardashian llevó otro vestido de Marilyn Monroe que no habíamos visto

Ahora, Kardashian ha ofrecido una entrevista a The New York Times, donde ha llegado a comparar esta dieta exprés con la que algunos actores y actrices realizan para poder desempeñar un papel determinado en una película. En primer lugar, ha asegurado que "no pasó hambre", aunque sí tuvo que seguir una dieta muy específica y estricta. Además, ha aprovechado para compararse y ponerse en la piel del actor Christian Bale, que llegó a perder casi 30 kilos en cuatro meses para interpretar al protagonista de la película 'El maquinista' (2004).

"Para mí fue como, 'Bueno, Christian Bale puede hacerlo para un papel en una película y eso se acepta'. Incluso Renée Zellweger ganó peso para un papel. Para mí es lo mismo. No dije: 'Eh, todo el mundo debería perder peso en un periodo corto de tiempo", ha reconocido para dicha publicación, donde ha aprovechado para recordar que, en el caso de no haber podido cumplir su objetivo, no habría acudido como invitada de honor.

Esta sería una excentricidad más en la vida de la empresaria, que en varias ocasiones ha reconocido que haría lo imposible por lucir joven durante toda su vida y que en dicha cabecera ha asegurado que llegaría a comer mierda para lograrlo. "Intentaré cualquier cosa. Si me dijeras que literalmente tengo que comer caca todos los días para parecer más joven, lo haría. Mucha gente se comporta como si no le importara su aspecto", ha argumentado.