Gym facial

Lo que más envejece un rostro es la flacidez. ¡Pon en forma tu cara bonita!

Olga Tarín

Gimnasia casera, vocaliza las letras

Si le preguntas a una top, te dirá que el mejor ejercicio para hacer buena cara y destensar la musculatura es dormir lo suficiente.
Y tiene razón. Descansar un mínimo de 8 horas al día relaja el rostro. Pero también las manos y unos sencillos ejercicios faciales son ideales para contrarrestar el estrés y el paso del tiempo, que tanto ‘desmoronan’ el rostro.
Frente al espejo: Con la piel desmaquillada, repite 10 veces cada una de las cinco vocales y veinte veces más la consonante equis, exagerando los movimientos. Para endurecer la papada y el cuello, con la boca cerrada presiona la punta de la lengua contra el paladar, afloja, y repite la sesión 10 veces.
Sus ventajas: Redefine el óvalo, levanta los pómulos, estira y activa la musculatura, y atenúa las arruguitas de alrededor de los ojos. «Con 10 minutos diarios en casa y una sesión de masaje específico en cabina cada 15 días, los resultados son increíbles», dice la esteticista Marisol Jiménez (marisoljimenez.com).

Las edades del colágeno

A partir de los 25 años se desacelera la producción de colágeno, y a los 50 solo te queda el 35% si no has puesto medidas. El colágeno es una sustancia que alimenta las tres capas de la piel (epidermis, dermis y subcutánea).
El Thermage: La dra. María Dolores Antón, del Sha Wellnes Clínic (shawellnessclinic.com) propone este tratamiento «para reafirmar y darle contorno a la piel a través de la estimulación del propio colágeno. Emplea radiofrecuencia, que calienta las capas profundas de la piel, y permite lucir un rostro más joven y firme sin sufrir un postoperatorio». Sin cirugía, sin inyecciones ni dolor –solo se siente calor– y eficaz en una sesión.
Pómulos de cine: «La musculatura del pómulo pierde la elasticidad», explica Maribel Yébenes (maribelyebenes.com). «El Revital reposiciona, refuerza y remarca la musculatura facial porque estimula la generación de colágeno y elastina.» Este aparato de ondas trabaja los soportes de anclaje del rostro. ¿El resultado? Un efecto lifting sin pasar por quirófano. Basta con 1 sesión/mes.

Rellenar y elevar, el efecto V

Los médicos denominan la «inversión del triángulo de la juventud» al momento en que los pómulos, la mandíbula, el óvalo y el rostro en general empieza a desdibujarse. La medicina estética ofrece soluciones.
Con colágeno natural. La dra. Natalia Ribé (institutnataliaribe.com) ha diseñado un tratamiento voluminizador e inductor del colágeno natural al que llama ‘Efecto V’. «Cuando imaginamos un rostro joven –explica– vemos perfectamente cómo dibuja una uve. El paso hace que esa uve vaya invirtiéndose y, si antes nos fijábamos en la zona de los ojos, pasamos a ver más prominente la zona de la boca, ya que los ojos van hundiéndose debido a estas pérdidas de volumen.»
La técnica: Con punciones en el tercio superior del rostro, la dra. Ribé va rellenando y elevando las facciones. «Es tan natural el resultado –comenta– que lo único que te dicen tus amigas es que tienes muy buen aspecto. De forma inmediata, la cara se relaja, disminuyen las arrugas, los pliegues faciales y las líneas de expresión.» Utiliza el inyectable Radiesse, seguro y eficaz, y dura entre 18 y 24 meses.