ISTOCK

Descubre por qué el drenaje linfático nunca pasa de moda

Por mucho que los tratamientos corporales avancen, existen técnicas que siempre son un valor seguro. Es el caso de los masajes drenantes, un método infalible para reactivar la circulación, combatir la hinchazón y, en definitiva, mantener tu cuerpo en forma. De hecho, Selena Gomez, Paris Hilton o Hailey Bieber son 'adictas'. Te contamos los motivos. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

En una entrevista reciente, Paris Hilton confesaba que lo que más le funcionaba para mantenerse en forma era el drenaje linfático. Aunque ella opta por una máquina -en lugar de las manos de un terapeuta- para poder usarlo todos los días en casa (por cierto, el aparato en cuestión se llama Ballancer Pro y cuesta unos 16.000 euros), lo cierto es que este método nunca pasa de moda al hablar de corporales. Selena Gómez, Hailey Bieber o la top Alessandra Ambrosio son otras de las fans más famosas del drenaje linfático. "Es un protocolo con un resultado inmediatamente visible se haga mediante maniobras manuales o mediante aparatología. Además es un excelente último paso en tratamimentos corporales en los que se pretende disolver células adiposas para eliminarlas posteriormente a través de los procesos naturales del organismo (orina, sudor)", explica Estrella Pujol, directora de Oxigen (Barcelona). 

Quizá hayas probado alguna vez una sesión de drenaje. O, como dice Estrella Pujol, te lo hayan hecho antes de finalizar un tratamiento corporal. Quienes no lo hayan experimentado puede que se estén imaginando un masaje intenso, de esos que duelen. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. "Se trata de una técnica manual que, realmente, no es un masaje en sí mismo, ya que funciona ejerciendo una presión lenta y ligera en distintos puntos de todo el cuerpo que forman parte del sistema linfático. Está enfocado principalmente a solucionar los problemas derivados de la mala circulación de la linfa: retención de líquidos, hinchazón, piernas cansadas…", nos cuenta Marta Barrero, farmacéutica, experta en dermocosmética y co-directora de The Secret Lab.

Por tanto, estamos ante una técnica suave, con un ritmo lento y muy precisa que resulta bastante agradable y relajante. "Por eso, para que realmente sea efectiva una buena técnica manual es clave. Se requieren unos conocimientos muy específicos y concretos sobre la zona, dirección, presión, repeticiones, etc., para realizarlo, además de conocer las características del sistema linfático para lograr resultados", añade Marta Barrero. Entre los movimientos más frecuentes tenemos los círculos fijjos que se realizan con las dos manos a la vez, combinando el arrastre y el bombeo para drenar los líquidos excedentes y facilitar su posterior evacuación. "En las piernas, por ejemplo, se realizan maniobras circulares ascendentes desde el tobillo hasta la cara interna de los muslos, en una especie de “arrastre” que dirige el flujo de ese líquido acumulado para su posterior eliminación", añade Estrella. 

¿En qué casos se recomienda? Las personas con piernas cansadas; que pasan muchas horas de pie o sentadas; los deportistas; quienes tienden a retener líquidos; aquellos con problemas circulatorios... Marta Barrero recomienda el drenaje linfático para las embarazadas, "por su acción desinflamatoria y liberadora de líquidos, sobre todo en pies, tobillos y piernas. También resulta beneficioso para personas con dolencias y enfermedades articulares o reumáticas, de carácter inflamatorio, como la artrosis, etc".En definitiva para cualquiera que necesite sentir el cuerpo más ligero y  recuperar el bienestar muscular. Con respecto a las contraindicaciones, Estrella Pujol advierte que lo deben evitar "quienes padecen un cáncer activo diagnosticado; mientras se tenga un estado febril o te encuentres mal y aquellos que presenten problemas importantes o graves de varices, flebitis o afecciones cardiacas". 

Sus resultados son bastante inmediatos. Pero no te imagines una reducción drástica de centímetros. O que tu celulitis se va a borrar después de la primera sesión. Sin embargo, notarás un alivio general: tras una sesión te sientes menos hinchada (harás mucho pis al terminar o puede que incluso durante las horas posteriores, por eso es importante beber mucha agua); te sentirás más relajada; tonificada... Además, como destaca Flavia Morellato, una de las grandes expertas en esta técnica por cuyas manos pasan bastantes celebrities, "mejora el sistema inmune, acelera nuestro metabolismo y la digestión y, en definitiva, conduce a un bienestar general". Podríamos, por tanto decir, que es el primer paso hacia cualquier otro objetivo relacionado con mejorar tu condición física. 

Además de poder recibirlo como un tratamiento independiente, perfecto si buscas un efecto detox, se puede combinar con otras terapias para potencar sus beneficios. "Por ejemplo, si realizamos un protocolo que rompe la grasa y lo combinamos con drenaje multiplicamos y aceleramos el proceso ya que, además de deshacer la grasa, estaremos ayudando a eliminarla. Es decir, con el drenaje por sí solo "limpiamos" y si metemos un tratamiento reductor, ayudamos a que la eliminación de la grasa sea mucho mayor", apunta la codirectora de The Secret Lab. Si en este punto estás pensando en pasarte al drenaje linfático en casa, los expertos insisten en que, pese a su sencilla apariencia, no es nada fácil realizar una buena técnica. Lo que sí podrás hacer en tu baño es seguir técnicas como el cepillado en seco o aplicar tus cosméticos corporales con maniobras que estimulen el sistema linfático, ejerciendo pulsaciones muy suaves en la zona de los ganglios. Aunque, sinceramente, nada como que el drenaje linfático lo recibas de manos de una experta.